Una buena mentira

7.4
Un refugiado de la guerra civil sudanesa convive en los Estados Unidos con otros niños sudaneses. Tras su llegada a América, los pequeños conocen a Carrie, una trabajadora social que, consciente de su tragedia, trata de enseñarles cómo deben desenvolverse en un mundo tan distinto al suyo. The Good Lie Una buena mentira Critica: Philippe Falardeau aborda como director el drama de los niños perdidos de Sudán a través de la efectiva historia de la guionista Margaret Nagle. Conscientes de que la taquilla siente debilidad por las lágrimas pero no por el horror, la descripción de las matanzas en África no carga las tintas en la sangre, sino en las emociones de un grupo de niños a los cuales se les va arrebatando todo cuanto tienen: casa, padres, hermanos, amigos, agua, comida… Hasta que sólo les queda esperanza. Una buena mentira Reese Whitherspoon es el reclamo publicitario del cartel, pero no es ni de lejos su protagonista. Recibe el encargo de representar al occidental que toma conciencia de su propia vacuidad al enfrentarse a los sueños de cuatro supervivientes de la guerra. Un personaje agradecido en el cual reside cierto encanto cómico y que la actriz aprovecha sin pretender eclipsar a los verdaderos protagonistas del film. La buena mentira nos acerca de forma conmovedora y edulcorada una de las realidades más vergonzosas y brutales de la humanidad: la sinrazón del dolor, la muerte y la miseria de pueblos inocentes arrasados por guerras absurdas que no comprenden e ignorados por un primer mundo que les vuelve la espalda. Puede que nos lo acerque de una manera poco profunda, pero lo consigue, y eso sin duda es un mérito nada desdeñable. Todos los elementos están urdidos de forma impecable para conmovernos. La cámara de Falardeau, sin aspavientos, exhibe de forma natural y llana unas escenas donde cuenta más la empatía con el personaje que la plasticidad. El guion nos deja paladear la amargura, pero nos propone el bálsamo de la sonrisa para tragarnos esta píldora que, de lo contrario, rechazaríamos. Los intérpretes se adecúan como un guante a unos papeles amables por los cuales sentimos oleadas de simpatía y comprensión, descritos a través de escenas y anécdotas que no sólo construyen la trama, sino que también justifican su evolución psicológica y la coherencia de sus actos. Un éxito total de la narratividad. Una buena mentira
<

Torrents

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 21/12/2019 1.60 GB 247 Descargar
Array 1080P Español Latino 21/12/2019 1.60 GB 48 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Alex Rider

Action & Adventure Drama Familia
7.9

Alex es un chico común que intenta encajar entre los demás, pero también es especialmente inteligente y tiene habilidad para escalar muros o perseguir coches con la bicicleta. Lo que está a punto de descubrir es que toda su vida le han estado preparando para convertirse en espía....Alex Rider Critica: El prolífico y consolidado novelista y guionista británico Anthony Horowitz (1955) dio un salto cualitativo en su faceta de autor de novelas para adolescentes cuando en el 2000 inició la exitosa saga de este "little Bond" que a regañadientes se convierte en el más joven activo del MI6. Ya son doce las novelas y una versión en pantalla grande de la primera en el 2006 que no fue bien recibida por la taquilla. A lo mejor por ello la serie televisiva de Guy Burt ha decido hacer alguna referencia de paso al primer título y centrarse en el segundo "Point Blanc". La cosa mantiene unos estándares lo suficientemente dignos como para que se vea al menos con agrado. Otto Farrant se hace con el personaje por encima de un acompañamiento de secundarios que no le hacen sombra. Destacar sin embargo a Brenock O´Connor como su amigo fiel al que los guionistas, a mi juicio con acierto le han dado más protagonismo que en los libros. El resultado tiene potencial y capacidad de mejorar. Veremos.En las novelas originales, el protagonista tiene 14 años. Aquí tiene 17 como mínimo, pero eso, aunque le queita mucha gracia y frescura al argumento, tiene poca importancia. Lo malo es el tono lento, oscuro, de la trama, de los personajes, del complot malvado, que no despierta el más mínimo interés. Pero lo peor es que al final del primer episodio........Alex Rider

La favorita

Comedia Drama
7.6

Principios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con los franceses. Una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), ocupa el trono y su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna el país en su ausencia, debido a su estado de salud y a su carácter inestable. Cuando una nueva sirvienta aparece, Abigail (Emma Stone), su encanto seduce a Sarah. Sarah ayuda a Abigail y ésta ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la Reina. Desarrollarán una amistad que Abigail aprovechará para saciar sus ambiciones. La favorita Critica Al mismo tiempo, una farsa histórica delirante y un drama de época fidedigno. Yorgos Lanthimos balancea su más reciente película entre esas relaciones aparentemente opuestas con el equilibrismo del que sólo es capaz un gran director, relaciones que durante dos horas nos van a mantener siempre con una mueca en la cara y sacar muchas carcajadas. Sus personajes son líderes y son más bien niños con rabieta. Su puesta en escena es suntuosa, preciosista, y Lanthimos la sacude con su cámara siempre en un ángulo raro, distorsionado, electrificante. De esa dualidad construye este pequeño mundo de apariencia majestuoso, pero que basta ver un segundo para olerle lo podrido. Me cuesta trabajo decidir que es lo que hace más seductor este mundo podrido de Lanthimos, si su impecable estética o las actuaciones. Hasta The Favourite, ninguna película de Lanthimos contenía actuaciones que uno pudiera admirar por separado, que se sostuvieran por sí solas. Eran actuaciones de película de Lanthimos. Aquí, sin rebajar su estilo las actuaciones brillan, en parte gracias a la locuacidad regia del guión (por primera vez no escrito por Lanthimos para una de sus obras) que da peso a cada oración y la presencia de sus tres actrices principales. Gran parte de la diversión que ofrecen estas dos horas consiste en ver a Stone y Weisz enfrentarse en duelos de diálogos a velocidad de metralleta. O si no, ver a Colman caer en sus rabietas de niña vieja. Es de una delicia retorcida. La película es juguetona en sí. No hace declaraciones. Muestra crueldad, decadencia, pero sobre todo ridículo y deja que el espectador se haga las ideas. Es muy inteligente para caer en un clímax obvio. No hay un enfrentamiento final entre Stone y Weisz. Una se hunde en la propia podredumbre y la otra alcanza una extraña dignidad en su derrota. Pero nada más. La favorita Lo mejor de todo, sin embargo, es presenciar la forma en que Yorgos Lanthimos habita y hace suya la película. Hemos visto estos dramas palaciegos con guiones ahogados en famoso ingenio británico hasta el hastío. The Favourite se las arregla para sentirse nueva y original aunque no lo sea. Cada detalle está saturado del amor por lo grotesco, el espacio entre lo real y lo surreal que habita Lanthimos, los diálogos inexpresivos lanzados con justo la fuerza necesaria, los choques de poderes observados como si se trataran de juegos de niños. Su estilo es suavemente pirotécnico. Su gracia queda establecida rápidamente, en los primeros diez minutos de película que disparan con todo. Lo difícil es mantener esa energía por las siguientes dos horas. Lanthimos lo consigue y ese es su triunfo. The Favourite es deliciosa. ¿A cuántas películas podemos llamar deliciosas sin exagerar? La favorita

Dilema

Drama
5.9

Desesperada por conseguir fondos para su startup de tecnología médica, una científica y su esposo cierran un extravagante acuerdo con una inversora misteriosa. What/If Dilema Critica: Y es que a pesar de las malas críticas y de que supuestamente es una serie malísima lo cierto es que en el momento en el que le das al play estás perdido. Es verdad, es como una telenovela, pero no le veo el problema por ningún lado. El guion es correcto, enreda un poco las historias de principio a fin para que no tengas ni idea de por donde van las cosas Y es que detrás de esto así solo podía estar Mike Kelly, creador de la famosa "Revenge". Por otro lado, me ha gustado la elección de algunos de sus actores. Sin la nueva Renee Zellweger (digo "nueva" porque después de tantas operaciones esta peculiar actriz ha dejado atrás su cara inocente y con papos), ahora tiene cara de malota y ese es su papel aquí. Una tía muy morbosa a la que le gusta jugar con la gente. ¿Quién es y porqué actúa así? Solo lo sabréis si véis la serie. Jeny Levy, me encanta. Tras varios papeles protagonistas en comedias como "Fuera de lugar" y en películas de terror como "No respires" o "Evil dead" Levy vuelve a sorprendernos con un cambio de rol y se convierte en una científica que necesita que alguien "inyecte" dinero y publicidad a su empresa de genética. Es lo mejor de la serie, verla actuar. Dilema Blake jenner por otro lado es todo lo contrario, muy guapito de cara, pero poca idea de cómo ser actor y tampoco me ha gustado el que le dobla. Muy flojo, quizás el más flojo de la serie. A Dave Annable ya le conocía de su paso por "666 Park Avenue" y bueno, digamos que es un actor correcto pero que no sobresale. Daniela Pineda, ha trabajado en "Jurassic World: el reino caído" y en alguna serie más aunque yo no la recuerdo, sin embargo aquí me ha gustado muchísimo como actriz. Espero verla más a menudo. Me ha gustado también el papel de Juan Castano, trabaja también muy bien, tampoco conocía a este actor. Y del resto, la verdad es que pocos me han llamado la atención con sus actuaciones ni sus historias. Lo mejor es la historia de Castano y por supuesto la principal, las otras se las podían haber ahorrado, aunque entiendo que la de Jenner es fundamental para entender todo. Yo sí os la recomiendo, vais a pasar un buen rato y aunque a veces la Zellweger se pone pesadita y un poco intensa al final mola bastante la historia. Dilema

Miedo a la lluvia

Drama Suspense Terror
7.9

Una adolescente que vive con esquizofrenia comienza a sospechar que su vecino ha secuestrado a un niño. Sus padres tratan desesperadamente de ayudarla a vivir una vida normal, sin exponer sus propios secretos trágicos, y la única persona que la cree es Caleb, un niño del que ni siquiera está segura de que exista.....Fear of Rain Miedo lluvia Miedo la lluvia critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Miedo la lluvia Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Miedo la lluvia

Maten al mensajero

Crimen Drama Misterio Suspense
6.6

Basada en la historia real del periodista estadounidense Gary Webb, que evidenció conexiones de la CIA con el mundo de la droga, revelando al mundo cómo los barrios negros del país fueron inundados de crack en medio de un narcotráfico destinado a abastecer de dinero y armas a la CIA. Maten Critica: No parece muy casual que el primer rostro que aparece al abrirse este "Matar al mensajero" sea el de Richard Nixon al que vemos en una imagen de archivo dirigiéndose a la nación durante un discurso televisivo. Desde su inicio, la película de Michael Cuesta apunta alto, a Alan J Pakula y a "All the president´s men" nada menos, uno de los grandes referentes del género en el que se inscribe. Tampoco es extraño que posteriormente nos topemos entre su reparto con el británico Michael Sheen, quien diera vida en su día al mediático Martin Frost y acorralara con sus insidiosas preguntas al mencionado gobernante en "El desafio", aquel estupendo trabajo servido por Ron Howard hace ya algunos años. Maten En "Matar al mensajero" asistimos al enésimo desafío que mantiene el llamado cuarto poder contra el primero de todos, ese otro que casi no se ve. El film se centra en la historia de Gary Webb, periodista del modesto San José Mercury News quien a mediados de los noventa destapó las oscuras conexiones existentes entre la C.I.A y el mundo de las drogas. Casi por casualidad, Webb descubrió cómo durante la década anterior la todopoderosa agencia norteamericana había llegado a financiar a la Contra nicaragüense gracias al dinero del narcotráfico. El argumento, desarrollo y desenlace de la historia, David frente a Goliath una vez más, no resultan novedosos pero sí acaban siendo tremendamente atractivos como casi siempre. Maten Con un ritmo trepidante y ágil – y con una rumbosa Paz Vega que hace saltar chirivitas de los ojos de nuestro protagonista, un creíble en todo momento Jeremy Renner- Michael Cuesta logra enganchar al espectador desde el minuto uno. La película se sigue con interés durante su primer tercio en el cual vemos poco a poco desenredarse toda la madeja de intereses y corruptelas. Hay aromas de thriller setentero, de buen cine en definitiva. El pulso se relaja de manera considerable en el tramo posterior, justo cuando el film se centra en la intrahistoria del personaje principal, con su particular e inevitable descenso a los infiernos, y en relatarnos la bajada de pantalones de sus superiores ante las también inevitables presiones por parte de quienes están todavía más arriba. Kill the Messenger Maten

Ojalá estuviera aquí

Comedia Drama
6.6

Aidan Bloom, un joven padre de familia, se encuentra al borde de una crisis existencial provocada por la desaprobación de su padre y por las responsabilidades de la edad adulta. Cuando su situación financiera empeora, toma la decisión de hacer algunos cambios para mejorar su vida. Ojalá Critica: Zach Braff siempre estará ligado a la gozosa serie 'Scrubs' (2001-2010) y, probablemente, nunca deje de ser a nuestros ojos el entrañable J.D. que encarnó con tanta sinceridad en casi 180 episodios. No obstante, su talento va más allá de lo que graban las cámaras, y es precisamente detrás de ellas (además de las labores de escritura) donde hemos podido disfrutar de otras facetas suyas donde también se mueve como pez en el agua. 'Algo en común' ('Garden State', 2004) supuso su debut en la gran pantalla y una gran sorpresa, pues su opera prima lograba ser una fresca y emocionante cinta generacional sobre el regreso al hogar que poseía cierta hondura. Diez años ha tardado Braff en volver a sentarse en la silla de director, y su 'Ojalá estuviera aquí' (2014) se siente extrañamente como una secuela tardía de 'Algo en común', como si aquel chico que perdió a su madre (en esta cinta curiosamente ausente) fuera (o mejor dicho intentara) ser un padre adulto y responsable. No es en absoluto la intención real de Braff la de realizar un pseudo-experimento al estilo de la maravillosa trilogía de Linklater 'Antes del…' (1995-2013), pero esa lectura que suscita en el espectador puede resultar estimulante. Sin más divagaciones, comentar que la historia narrada gira en torno a un viejo hombre enfermo de cáncer al que poco le resta de vida y su, cómo no, disfuncional familia. Él es no el protagonista (que nuevamente recae con solvencia en el propio Braff) sino el núcleo sobre el que se apuntala este drama de redención y reconciliación familiar, tan formulario como atractivo. No ha dado Braff en esta ocasión con el equilibrio perfecto entre comedia y drama (la primera, estupenda, se contrapone a lo segundo, algo acumulativo). Hay cierto cuidado y elegancia en sus formas que rápidamente la alejan de un melodrama al uso, y los arrebatos cómicos (más o menos excéntricos) ayudan a no convertir la función en un dramón, sino en una suerte de melodrama con ecos de un Woody Allen menor, pero con risas aseguradas. Ojalá Funciona también gracias a su heterogéneo grupo de intérpretes. Dentro de un reparto entregado (que rescata del ostracismo cinematográfico a Kate Hudson) destaca Mandy Patinkin como el enfermo patriarca, pues es en su mirada donde el drama cobra el sentido que merece la historia. Todo es complicidad en la cinta de Braff, quizá demasiada; quizá hay exceso y desmesura en la forma en que guiña el ojo al público, pero no hay que olvidar que la intención esencial es la de dar al espectador una píldora de buen rollo (algo que jamás esconde y que, si no se hace de forma chabacana, se agradece). Todo parece construido para ir trenzando un relato emotivo que desemboque en un final pensado para conmover. Aquí se encuentra el principal escollo de la cinta, su lucha entre lo sentido (ejemplificado en la escena en la habitación del hospital entre suegro y nuera) y lo pensado (su clímax, sin ir más lejos), entre lo honesto y natural y lo lacrimógeno y forzado. Una pelea de contrarios que para un servidor se salda con victoria para lo primero, pero con serias dudas de que su opinión sea muy compartida.Wish I Was Here Ojalá