The Drowning

4.5
Un psiquiatra se enfrenta a su pasado, presente y futuro cuando se ve envuelto en el tratamiento de un joven que acaba de salir de la cárcel por un asesinato que cometió cuando tenía 11 años. The Drowning Critica: Mira que he visto películas...! Esta, para mí, se lleva "la palma" como bodrio absolutamente innecesario. Su falta de credibilidad es absoluta. El guion no tiene donde "agarrarse". Desde "el comienzo al final" no expresa nada coherente. Se pierde y se vuelve a perder en situaciones incomprensiblemente absurdas -el comportamiento del chico y la relación entre paciente, psicólogo y la mujer de este último; el apoyo "incondicional de la psicóloga"; el odio del padre hacia el hijo; la comuna donde convive el profesor de adolescentes problemáticos; la chica que coopera en la comuna; la relación de ésta con el psicólogo y el "presunto" asesino adolescente; los increíbles e indescifrables traumas psicológicos de ambos protagonistas...Y EL FINAL, ese FINAL da para pensar...Efectivamente, da para pensar por qué he podido soportarla hasta EL FINAL y sólo he llegado a la conclusión de que puedo evitar, mediante mi crítica, que alguien la pueda llegar a visionar. Drowning Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Drowning
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 21/03/2020 1.60 GB 147 Descargar
Array 1080P Español Latino 21/03/2020 1.60 GB 31 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

MS1: Máxima seguridad

Acción Ciencia ficción Suspense
5.8

La MS1 es una prisión experimental en el espacio, que orbita a 50 millas de la Tierra, donde los 500 criminales más peligrosos del planeta se encuentran retenidos en un estado de “letargo” inducido. A la cabeza de una misión humanitaria, la hija del presidente de los Estados Unidos, Emilie Warnock (Maggie Grace) llega a bordo de la prisión justo antes del estallido de un motín. Emilie y los trabajadores de la MS1 son tomados como rehenes por los violentos internos. El presidente Warnock decide enviar al agente Snow (Guy Pierce) a la MS1 con la única misión de salvar a Emilie a toda costa. Snow es un convicto encerrado por conspiración y espionaje contra los Estados Unidos. Lock Out Máxima seguridad Critica: Siempre es de agradecer saber que aún hay personas que cuentan con Guy Pearce para poder darle un rol de actor principal en un film. No son pocas las apariciones que ha ido cosechando como secundario (“El discurso del Rey”, 2010) o extra (“En tierra hostil”, 2008), relegando así su calidad de actor y desperdiciando su potencial, al no poder gozar de oportunidades como actor principal. Máxima seguridad Sería una lástima que los directores o productores se olvidasen de contar con el actor inglés a la hora de elegir un protagonista principal, porque talento le sobra a raudales. Por lo que sé, sus buenas interpretaciones en films como “Memento” (2000) o “La máquina del tiempo” (2002), donde realiza una excelente interpretación, no sirvieron para que el actor tuviera muchas mas oportunidades para destacar. Máxima seguridad Y digo esto porque en “MS1: Máxima Seguridad” es Guy Pearce el único artífice que hace que el film funcione, contrarrestando un pobre guión y una historia repetida en no pocas ocasiones. Pearce logra ganarse al espectador gracias al carisma que trasmite su personaje, aportando la dosis correcta de cinismo y humor ante situaciones de vida o muerte combinada con palabrería chulesca. La trama gira en torno a la MS1 una prisión experimental que se encuentra en el espacio y en la que se encuentran los presos más peligrosos del planeta. Para evitar posibles motines son puestos en un estado de “letargo” para que no causen problema alguno. Todo va bien hasta que se presenta la hija del presidente de Estados Unidos para comprobar los efectos que tiene dejar en hibernación a los convictos. Será entonces cuando se produzca un motín de tales dimensiones que necesitarán la ayuda de “Snow” un convicto acusado de espionaje (Guy Pearce), para salvar a la hija del presidente. Máxima seguridad

Faith Under Fire

Drama

Fireman Tom Hatcher is at the end of his rope. He saves lives but couldn't save his wife from cancer. Now his daughter faces the same battle. From an unlikely friend, Tom is challenged to face grief and embrace faith in his darkest hours... Faith Under Fire Critica: claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Faith Under Fire

Yo nena, yo princesa

Drama
6

Una madre comprende que ni médicos, ni psicólogos, encuentran la causa de los padecimientos de uno de sus hijos mellizos. Desesperada recorre y busca soluciones hasta que descubre que todo se debe a que Manuel no se identifica con el sexo que le asignaron al nacer. Emprende así una lucha interminable para que sea respetada su identidad de género, ya que es una niña trans. Basado en el libro "Yo nena, yo princesa", sobre la historia de Luana.... Yo nena, yo princesa Critica: claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Yo nena, yo princesa

Jackals

Suspense Terror
5.5

Ambientada en los años 80, una extraña familia contrata a un experto para recuperar a su hijo adolescente de un ritual asesino. Cuando consiguen salvarlo, los supuestos criminales vuelven para asediar a toda la familia hasta que se decidan a devolverles al chico. Jackals Critica: Kevin Greutert conocido por «Saw VI» o ser editor en «Los extraños» dirige con guion de Jared Rivet conocido por escribir «Raw footage» o «Paralyzed» (2011) una película llamada «Jackals» («Chacales»), una historia sobre una familia que «secuestra» a su hijo de una secta para hacerle una intervención en una cabaña en el bosque con ayuda de un especialista en este tipo de temas. Entre los actores tenemos a Stephen Dorff como el especialista y conocido por «Blade» o «Immortals» (2011) o a Jonathan Schaech como el padre de la criatura conocido por «Legends of tomorrow» o «Ray donovan». Jackals Se trata de una película de terror se podría decir que del subgénero «home invasion» porque están todos dentro de una cabaña en el bosque y además es una propiedad privada por lo que es un allanamiento en toda regla. La verdad es que desde el principio no sabes muy bien qué está pasando si no lees el argumento claro está y eso siempre es un punto a favor porque te tiene atento a todo lo que pasa. ¿Que el final es un poco extraño y no explica demasiado bien qué pasa en ese momento? también. Pero eso no quita que hasta llegados a ese punto no haya sido al menos una película interesante y con algún toque diferente. Los actores están bien aunque no destacaría a ninguno en especial así que tiro más hacia un conjunto en el que todos están a la altura de las circunstancias, desde Stephen hasta el que interpreta al chico de la silla que creo que se llamaba Jimmy pero no estoy seguro ya que la vi ayer. Jackals

Rush: Pasión y gloria

Acción Drama
7.7

Ambientada en los años 70, durante la glamourosa y espectacular Edad de Oro de la Fórmula 1, "RUSH" retrata la poderosa historia real de los dos mayores rivales que el mundo ha conocido: el apuesto playboy inglés James Hunt (Chris Hemsworth), y su metódico y brillante oponente, Niki Lauda (Daniel Brühl). Dentro y fuera de la pista, los dos pilotos se presionan a sí mismos hasta llegar al límite de su resistencia física y psicológica en un mundo donde no existen atajos hacia la victoria ni margen de error. Si cometes uno, mueres. Rush Critica: Cinco son los momentos que tengo grabados a fuego en mi matrimonio con la Fórmula Uno. El primero de ellos se remonta al que trata esta película, y de cómo siendo un niño observaba atónito desde el salón de mi casa cómo a uno de mis súper héroes se le quemaba la cara, seguramente, y aún no lo sabía, a mi súper héroe favorito. La muerte del gran Gilles Villeneuve durante los entrenos en Bélgica fue el segundo recuerdo imborrable, y el tercero el no menos trágico accidente mortal de "maravilla" Senna, empotrándose contra el muro de Ímola a más de 300 km/h y dejándome "distraído" durante toda la semana siguiente. El cuarto instante que tengo grabado es la épica victoria de Olivier Panis en Mónaco, una de las mejores carreras de la Historia, siendo el quinto y último gran recuerdo de la F-1 contemplar flipando como durante la última carrera del mundial y durante la última vuelta en el circuito de Inter Lagos, un negro montado en un Mc Laren (una visión surrealista 30 años a) se aprovechaba de un diluvio universal que duró sólo esa vuelta, para remontar 28 segundos en apenas cinco mil metros y llevarse su primer Campeonato del Mundo. Lo nunca visto, digno de cualquier peli de superación de Disney.Rush Cinco como decía, son mis recuerdos favoritos, y tres (como los mosqueteros) mis pilotos. En mi niñez admiraba al gran Alan Jones, pero sobre todo, a la increíble parrilla que componía la Fórmula 1 de entonces: Mario Andretti, Michelle Alboreto, Nelson Piquet, Gilles Villeneuve, Andrea de Cesaris, Emerson Fittipaldi, Carlos Reuteman, Niki Lauda, James Hunt, Alain Prost o el mismo Alan Jones. Nunca ha habido una constelación de estrellas como entonces, tíos que se jugaban los huevos en cada trazada, y en el que tener el mejor coche no era sinónimo de victoria como lo es a día de hoy. Años más tarde, y como todo hijo de vecino, admiraba a Senna. Sus duelos con Prost conseguían que el galo nos cayese mal a todos, tal y como Hunt lograba con Lauda y que Howard plasma fenomenalmente en la película. Mi último héroe es asturiano. Su único defecto es no haber nacido en Zizurkil y apellidarse Alonsotegi, pero todo no se puede tener. "Magic" Alonso es una máquina de conducir y posee el carácter más parecido a Lauda de toda la parrilla actual. Rush

Hola, adiós y todo lo que pasó

Drama Romance
4.4

Tras pactar que romperían antes de la universidad, Clare (Talia Ryder) y Aidan (Jordan Fisher) viven una cita épica en su última noche como pareja. Mientras rememoran su relación, desde que se conocieron hasta el primer beso y la primera pelea, se acercan a un punto de inflexión en busca de respuestas: ¿deberían seguir juntos o despedirse para siempre? ‘Hola, adiós y todo lo que pasó’ es una entrañable comedia romántica de los productores de la popular franquicia ‘A todos los chicos’, basada en el bestseller de Jennifer E. Smith....Hola, adiós y todo lo que pasó Critica: llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Hola, adiós y todo lo que pasó