Special Correspondents

5.7
Un periodista radiofónico y su técnico, que se inventan noticias falsas haciendo creer a la audiencia que están retransmitiendo desde Ecuador cuando lo están haciendo desde Manhattan, deciden inventarse su propio secuestro en el país sudamericano durante una revuelta. Pero cuando la opinión pública norteamericana comienza a magnificar la desaparición de los reporteros, se verán obligados a ir de verdad a Ecuador... Remake de la película francesa "Envoyés très spéciaux¨ Special Correspondents Special Critica: Todo el humor, sarcasmo e ironía a los que nos tiene acostumbrados Ricky Gervais se queda aquí en nada porque "Special Correspondents" es una comedia autocomplaciente, noña y demasiado ingenua, como una especie de Ricky Gervais de segunda división para todos los públicos. Y eso es una pena porque el valor de un autor radica siempre en su obra y "Special Correspondents" es una película sin personalidad que podría haber rodado cualquier artesano de la comedia en horas bajas. Los personajes no son interesantes a excepción del de Vera Farmiga y eso sucede porque la actriz borda cada una de sus escenas, pero no hay mas. Eric Bana y Ricky Gervais están mas apáticos que nunca, la historia avanza sin gancho, encadenando escenas donde los gags no funciona o simplemente no existen, además, curiosamente suena a todo ya visto y eso si que es preocupante porque Gervais siempre se ha preocupado por explorar caminos nuevos pero aquí parece como si Netflix le hubiese dicho "hazme una peliculita para estrenarla que no sea demasiado cara" y al bueno de Ricky no se le ocurre otra cosa que hacer un remake desangelado de la (mucho mas interesante) película francesa "Envoyés très spéciaux" (Frédéric Auburtin, 2009) que tenía mas ritmo y aprovechaba mejor el antagonismo entre los protagonistas. Porque esa es otra... ¿dónde esta la química entre Gervais y Bana? Es prácticamente inexistente, Bana es plano como el electroencefalograma de una rueda de repuesto y Gervais se limita a poner esa expresión de media sonrisa que dice "soy el tipo mas gris del universo". Y eso ya cansa, además de que el humor brilla por su ausencia. Special Película entretenida y amena casi en su totalidad, aunque en algún momento puede resultar un poco larga, en general se deja ver bien. Sin arriesgar demasiado y sin demasiado presupuesto consigue mantenerte sentado un rato frente a la pantalla, no creo que se pretendiera llegar a mucho mas. Alguna risa en algunos momentos, por mi parte merece una oportunidad. Special
<

Torrents

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 23/03/2020 1.55 GB 186 Descargar
Array 1080P Español Latino 23/03/2020 1.55 GB 45 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Dando la nota 3

Comedia Musica
6.6

Tras ganar el campeonato del mundo, las Bellas se separan y descubren que es difícil encontrar trabajo en el mundo de la música. Pero cuando tienen la oportunidad de reunirse para una gira por el extranjero, el grupo volverá a cantar y a tomar algunas decisiones dudosas. Dando la nota 3  Critica Si la primera película de la trilogía "Pitch Perfect" era un producto estándar, pero entretenido, que a duras penas combinaba números musicales originales con una historia predecible pero inofensiva. Si la segunda entrega de la trilogía fue más de lo mismo, pero con números musicales más flojos y un guión todavía más de usar y tirar con detalles que empezaban a ser algo ofensivos. Sin duda, "Pitch Perfect 3" es un paso más en esa dirección descendente. Para situar el sinsentido de la película en general, el punto de partida es el siguiente: las "Bellas" están actuando en el interior de un yate ante una audiencia de tres personas, una de ellas mira el reloj, en mitad del número irrumpe Rebel Wilson por la cristalera del tejado con extintor en mano, disparando el humo en dirección a la perpleja audiencia gritando "libertad". De repente, el interior del yate empieza a explotar con una reacción en cadena, Anna Kendrick y el resto del grupo saltan por la borda, justo a tiempo para evitar ser impactadas por la explosión, y en el momento previo de caer al agua, fundido a negro, y aparece un mensaje en la pantalla que pone "Tres Días Antes"... Así se empieza un musical sobre la amistad y el amor a la música, claro que sí. La fórmula se ha vuelto repetitiva hasta decir basta, las mismas escenas, de los mismos personajes, en el mismo orden, en cada una de las tres películas. Como no pueden ser un calco completo, han ido variando y sobretodo exagerando en cada entrega llegando a un punto en el que más de uno podría decir basta, hasta aquí hemos llegado, como es mi caso. La primera tiene su gracia, la segunda menos y no deja de ser un clon exagerado de la primera, pero esta tercera entrega es demasiado; lo más triste es que probablemente haya más, al final estas películas acaban teniendo su base de irreductibles fans, y tal vez la sexta ya se desarrolle en el espacio, o viajen en el tiempo a los años 80, viendo esta tercera parte nada me sorprendería. Dando la nota 3 

Olaf: Otra aventura congelada de Frozen

Animación Aventura Comedia Familia Fantasía Fantástico Musica
6.3

Olaf y Sven son ahora los protagonistas de esta aventura que cuenta las primeras navidades en Arendelle tras reabrir las puertas del reino. Cuando llega esta bonita época del año y los habitantes salen a disfrutar de sus costumbres individuales pero, Anna y Elsa se dan cuenta que, tras quedarse sin padres y pasar tanto tiempo encerradas en su hogar, no tienen tradiciones familiares propias. Así que Olaf se pone manos a la obra y con ayuda del reno Sven intentará llevar al palacio las mejores cosas de cada casa. Juntos recorrerán las calles de Arendelle salvando así las navidades de sus amigos. Olaf: Otra aventura congelada de Frozen Critica: Las canciones ñoñas, los argumentos tontos y los personajillos cargantes puedo entenderlos; es para críos, tienen que entretenerse, ok. Lo de seguir a estas alturas explotando comercialmente la navidad de la manera más vomitivamente cursi, en fin... es Disney, que se le va a hacer. Heil Mickey y esas cosas... Pero la cuestión aquí, a lo que voy, lo que no tiene perdón de Dios, lo que es absolutamente intolerable, lo que me retuerce las gónadas sobremanera es que este corto (que por si no lo he mencionado ya, es un anuncio navideño de Disney con cancioncitas empalagosas, muñecos retrasados y ni p\J+a gracia) no es precisamente "corto". De hecho, no dura ni 5, ni 10, ni siquiera 15, sino unos insufribles 25 minutos. ¡¡¡2 5 M I N U T O S!!! W T F ¡¿Estáis de coña, j0d€r?! ¡Eso es más que un capítulo de una sitcom cualquiera! Vale que seáis Disney, amos y señores del universo, pero esto es abuso de poder hasta para vosotros. Ningún inocente espectador de Pixar que acuda pacíficamente a presenciar una película cuanto menos potable debería nunca ser sometido a semejante vil, despreciable e interminable géiser fecal. Es para llevarlo a la ONU. La próxima vez avisad. Tranquis, pagaremos la entrada igualmente, pero iremos a hacernos una cañita en lugar de tirar a la basura casi media hora de nuestra vida.

Estafadores

Comedia Crimen Drama
6.1

Ivan (Theo James) es un ladrón de arte que quiere dejar su oficio. Elysa (Emily Ratajkowski) es una aspirante a actriz a quien persiguen sus pecados en Hollywood, así como una montaña de deudas. Cuando se conocen, ambos sienten una gran atracción mutua. Lying and Stealing Estafadores Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Estafadores Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Estafadores

Yummy

Acción Comedia Terror
6.6

Yummy es una orgía de sangre, violencia y diversión en la que una pareja joven viaja a un hospital en mal estado de Europa del Este para someterse a una cirugía plástica. La joven quiere una reducción de senos. Su madre viene para otro lavado de cara. Vagando por una sala abandonada, el novio se topa con una mujer joven, amordazada y atada a una mesa de operaciones; ella es el resultado de un tratamiento experimental de rejuvenecimiento. Él la libera, pero no se da cuenta de que acaba de causar el brote de un virus que transformará a los médicos, pacientes y su suegra en zombis sedientos de sangre....Yummy Critica: Todo maestro tiene sus alumnos, algunos siguen las lecciones al pie de la letra y otros las adaptan a sus necesidades. David Croneberg y su nueva carne sigue, para el que esto escribe, tan vigente como el primer día: las cirugías invasivas e ilegales, esos hospitales donde todo es tan impoluto como sospechoso y los personajes con pulsiones sexuales. Brandon Cronemberg con Antiviral, intentó acercarse a los caminos de sus padres pero el resultado era demasiado impersonal y sin embargo es el belga Lars Damoiuseaux con su sangrienta Yummy quien acerca David Cronemberg al gore extremo. Michael lleva a su novia, Alison, y a la madre de esta, Sylvia, a un hospital – situado en cualquier país ignoto de Europa- especializado en operaciones de cirugía estética de bajo coste o alegales. Mientras Alison y Sylvia reciben sus tratamientos, Michael visita el hospital con Daniel, un bon vivant que aprovecha su trabajo en el hospital para conseguir drogas y dar “cariño” a las mujeres que llegan solas al hospital. Cuando Michael encuentra una mujer atada a una cama, con una extraña máscara en el rostro, el infierno se desatará sobre la tierra. Lars Damoiuseaux y su coguionista Eveline Hagenbeek no se andan por las ramas con la ópera prima de Lars: aquí se viene a pasar un buen/mal rato y el entretenido prólogo lo deja claro, lo mismo que la presentación de los personajes principales como Michael y el gran problema de Alison, en una secuencia tan grosera como realista. No hay trampa ni cartón en Yummy, el humor es a veces basto y la historia toma demasiada velocidad en su primera media hora, donde se presenta el escenario y el resto de los protagonistas y cuando llega el estallido de la enfermedad uno se pregunta cómo van a rellenar la hora siguiente. Aunque el ritmo es irregular y a veces se notan los altibajos, Lars Damoiuseaux maneja la cámara con brío y hay secuencias más que logradas con sangre y tripas, muchas tripas, despertando gritos de “noooo” en más de una ocasión y si eres hombre permíteme que te diga esto: prepárate para reír y sufrir en la secuencia de la cocina..... Yummy

El día llegará

Comedia
6.1

Moses Al Shabaz (Marchánt Davis), un predicador de Miami que está al borde de perder el poco dinero que le queda, recibe una oferta económica para salvar a su familia del desahucio. No sabe que tras el dinero se esconde la mano del FBI, que planea emplearle como cabeza de turco por proclamar ideas revolucionarias en las zonas más castigadas por la pobreza de Miami.... El día llegará Critica: esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.....El día llegará

The Space Between

Comedia Drama
5.7

Micky Adams (Kelsey Grammer), un excéntrico músico de rock, pierde el control de la realidad cuando su sello discográfico busca deshacerse de él y de sus nuevos álbumes "únicos". Con la esperanza de escapar de la sala de correo, el joven Charlie Porter (Jackson White) tiene la tarea de viajar a la extraña casa del músico y obligar a Micky a rescindir su contrato. Micky se da cuenta de que Charlie podría ser la clave para un avance artístico y la improbable amistad de la pareja crece. El vínculo extraño pero poderoso ayuda a ambos a obtener una perspectiva sobre la industria de la música, la vida, el amor ... y el espacio entre ellos.....The Space Between Critica: prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, .........The Space Between