Rompiendo las normas

6.4
Año 1970. El certamen de Miss Mundo se celebra en Londres presentado por Bob Hope, leyenda de la comedia estadounidense. En ese momento Miss Mundo es el programa de televisión más visto en el planeta, con más de 100 millones de espectadores. En pleno directo el recién creado Movimiento de Liberación de Mujeres invade el escenario e interrumpe la retransmisión afirmando que los concursos de belleza degradan a las mujeres. Así, de la noche a la mañana, el Movimiento se hace famoso... Al reanudarse el programa, la elección de la ganadora provoca un nuevo gran revuelo: no es la favorita sueca, sino Miss Grenada, la primera mujer negra en ser coronada Miss Mundo. En cuestión de horas, una audiencia global fue testigo de la expulsión del patriarcado del escenario y del nacimiento del nuevo ideal de belleza occidental....Rompiendo las normas Critica: Misbehaviour (Rompiendo las normas) trata de 50 mujeres que intentan cumplir su sueño en el festival Miss World de 1970, entre las que se encuentran dos mujeres negras (las primeras de la historia en participar), Jennifer Hosten (Gugu Mbatha-Raw) y Pearl Jansen (Loreece Harrison). La primera de Granada, la segunda de África del Sur (Que no Sudafrica, puesto que enviaron a una chica blanca y a otra negra). Pero claro, hablando de los años 70, la película trata del feminismo radical, del apartheid, del racismo y toca muchísimos temas que no se pueden abarcar en tan poco espacio de tiempo. Este es un error de la película, ya que van saltando de un lado a otro sin centrarse en un tema concreto y hace que sea difícil empatizar con alguna de las protagonistas. En la película incluso se llega a tocar la parte de cómo a última hora entró un nuevo juez de Granada en concurso, y muchos tildaron esta decisión, junto con la victoria de la concursante de Granada como un "tongo", e incluso hubo protestas y manifestaciones gritando Sweden, Sweden. Toda la parte del apartheid y del racismo, la verdad es que me ha gustado bastante, pero luego está el tema del feminismo radical, en el que unas mujeres intentan boicotear el concurso y dañar los sueños de las concursantes. Aquí la película es benevolente con ellas, la realidad es bastante diferente y no es contada en la película.... Rompiendo las normas
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 05/06/2021 1.87 GB 660 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Guerra de papás

Comedia
6.1

Brad Taggart, un ejecutivo que acaba de casarse, intenta por todos los medios ganarse el afecto de los hijos de Sarah, pero le resulta muy difícil porque los niños echan mucho de menos a su padre. Las cosas se pondrán peor con el regreso de Dusty, ex marido de Sarah y padre de los dos niños. Entre ellos surge una fuerte rivalidad: uno intenta integrarse en su nueva familia, el otro pretende reconquistar a su ex esposa y a sus hijos... Daddy's Home Guerra Critica: Ferrell y Wahlberg no pueden ser más diferentes: El primero como un padre de familia con su traje, su corbata, sus obligaciones de empresa y su utilitario familiar. Un hombre pragmático y monótono casado con su nueva mujer e intentando que los niños de ésta le quieran; el segundo no tiene nada que ver, es un alocado padre que casi no ve a sus hijos aunque éstos de idolatren. Tiene una moto molona y su trabajo es inconsistente. Es un tipo despreocupado y duro. Guerra Y explotando estos antagonistas personajes, Anders crea una película al uso, en la que ambos luchan por encontrar su lugar y en hacer hueco a sus egos mediante situaciones ridículas en las que quedar bien o mal delante de los demás. El director, con amplia experiencia en comedias alocadas, dirige una serie de situaciones en los que los protagonistas compiten por ser el padre del año mientras el público sonríe de vez en cuando, a veces más por compromiso que por convicción. Y para una película de este género, esta es la peor de las situaciones. Solo Ferrell, cómico consistente y convincente, es capaz de protagonizar una par de gags diseñados para su uso y disfrute. Guerra "Padres por desigual" no logra conectar con sus espectadores más de un puñado de ocasiones por la sencillez de un guión muy básico que incluye un par de chistes medios mientras sostiene su discurso. Poco contenido para una comedia cuyo bienintencionado final demuestra que nunca fue concebida como comedia gamberra sino como película para todos los públicos. Y ni aún así será capaz de divertir a un público convencido más allá de momentos puntuales. Guerra Justo ahora, que avecinan los estrenos y producciones que esperan competir en la temporada de premios, he decidido tomarme un respiro y dejar descansar a mis neuronas. Necesitaba ver una película con la que, simplemente y llanamente, pasar el rato. Y ‘Padres por desigual’ parecía una buena opción, narrando la divertida historia de cómo un hombre teme la llegada del verdadero padre de los hijos de su mujer. Un tipo que le supera en físico y es mucho más interesante. Guerra

Strange Weather

Drama
6.2

Una madre (Holly Hunter), en su intento por salir adelante tras la muerte de su hijo, viaja por las carreteras más desconocidas del sur para ajustar cuentas. Critica: Como dije, la película es honesta, en ningún momento venden lo que no es, un drama indie, interesante por centrarse en una mujer de 57 años, a la que le cuesta centrarse, que ha vivido toda su vida un poco a los tumbos, que lo que consideraba su mayor logro (su hijo) murió, y no sabe como seguir adelante. Quizás en algunos (pocos) momentos se vuelve pretenciosa, o cae en clichés, pero estos son soportables. Destacar que es una de las mejores interpretaciones de Hunter, que en general le han tocado en los últimos años roles mediocres e películas de igual calidad, en esta por fin puede demostrar su talento. Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.

The Roads Not Taken

Drama
6.1

La película sigue 24 horas en la vida de padre e hija Leo y Molly mientras ella enfrenta los desafíos de lidiar con el caótico estado mental de su padre. Pero a medida que avanzan por la ciudad de Nueva York, su día ordinario pero estresante adquiere una calidad alucinante y épica, porque Leo fluye sin problemas dentro y fuera de varias vidas paralelas; un matrimonio apasionado con su novia de la infancia Dolores en México; una carrera difícil como baterista en Manhattan con su amante más exitoso, Adam; y una vida de soledad en una remota isla griega, donde un encuentro casual con dos jóvenes turistas revela las incómodas verdades de una vida familiar dejada atrás ...The Roads Not Taken Critica: Un día caótico Los caminos que no escogemos, tiene una narrativa relativamente extraña. La historia no es del todo lineal, y lo que se supone que es real se va intercalando con ensoñaciones que Leo (Javier Bardem), tiene dentro de su cabeza. Leo padece un tipo de demencia que le hace estar disociado de la realidad. Apenas masculla frases coherentes, hay que ayudarle y guiarle constantemente y no parece reconocer a nadie alrededor. Su mayor, y casi único, apoyo es su hija Molly (Elle Fanning). En las 24 horas de la trama, ella tendrá que estar en permanente estado de cuidadosa alerta para que su padre no se extravíe o se lastime. Molly tiene que llevar a su padre al dentista y al oftalmólogo. Tareas difíciles e ingratas para ella, equivalentes a una odisea de paciencia y amor. Molly ama a su padre, no escatima ningún esfuerzo, no ahorra ningún sacrificio. Incluso por causa de acompañar a su padre durante todo el día ha perdido un proyecto laboral importante. Molly también se enfada por el trato airado e impaciente que sufre su padre por parte de otros. No soporta que lo traten como a un fantasma. Pero Leo, a su vez, dentro de su mente recrea historias que no han sucedido, pero que tienen una significación que poco a poco se irá mostrando durante la película. Estas ensoñaciones se mezclan con la jornada que están viviendo juntos Leo y Molly, y que también incluye la sala de urgencias de un hospital o un centro comercial. Así pues, Los caminos que no escogemos, es una película que trata de comprender la mente de Leo. Qué quiere decirse a sí mismo, a su hija, o a nosotros, imaginando otras vidas.....The Roads Not Taken

Rip Tide

Drama Familia
6.1

Cora, una modelo americana de 18 años, se muda a un pueblo costero de Australia. Al principio se siente sola, pero pronto es aceptada, se enamora y hace nuevos amigos. Tendrá que decidir si volver para retomar su carrera de modelo o quedarse. Rip Tide Rip Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Rip Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Rip

De libros, amores y otros males

Drama
6.4

En un pequeño pueblo de la Inglaterra de 1959, una mujer decide, en contra de la educada pero implacable oposición vecinal, abrir la primera librería que haya habido nunca en esa zona. De libros, amores y otros males Critica: Así lo sentí nada más salir de la sala de cine. A priori, una película con elementos que me gustan: la temática, la ambientación, los actores y las actrices. Lamentablemente, bastan cinco minutos para que la decepción empiece a asomar la colita. Quieres pensar que no, que todo va a remontar según avance la trama y la relación entre los personajes se afiance, pero es un aspecto que nunca llega a producirse. Desde mi punto de vista, la película fracasa en el montaje, en la dirección de actores, en la interpretación, en el guion y por un abuso constante de la voz en off. Todo ello da como resultado lo peor que puede ocurrir en el cine: que nada te emocione, que nada te conmueva. El montaje se siente deslabazado sin que haya un sensación de conexión entres escenas y cambios de escena. La falta de ritmo es constante y la estupenda fotografía se queda en eso, en bellas estampas sin solución de continuidad. A esto se le suman las continuas, innecesarias e idénticas gesticulaciones faciales de Mortimer que utiliza en todo momento para toda clase de emociones a quien se le suma un James Lance sobreactuadísimo (el nihilista Mr Thorne) que produce extrañeza y sonrojo en cada escena por su aparatosidad gestual más que ser seña de personalidad. La niña, Honor Kneafsey, sientes en todo momento que está desaprovechada, al igual que Bill Nighy y Patricia Clarkson, dos estupendos profesionales. De los más secundarios y terciarios mejor no hablar. Porque el guion también va a saltos en ese afán de soltar frases lapidarias. No funcionan en casi ninguna ocasión entre casi ningún personaje, y así poco se puede hacer. Al no tener un montaje adecuado ni un guion que defina personajes (además de la cargante voz en off), las interpretaciones fracasan, los sentimientos no llegan. Y el problema es que quieres emocionarte, empatizar, pero es imposible. No entiendes por qué adjudican a la protagonista el adjetivo "coraje" (tienes que adivinar que simplemente por el hecho de abrir una tienda y no hacer caso de la rica del pueblo que está acostumbrada a hacer lo que le viene en gana ya es muy valiente, aunque no haga nada más y luego el coraje brille por su ausencia cuando tiene que luchar de verdad), por qué la mala es tan mala (sí, hace lo que quiere... pero para abrir un centro cultural, carajo, que no va a abrir una tienda de ropa. Además, apenas aparece en la película), por qué se llevan tan bien Nighy y Mortimer hasta el punto del enamoramiento si la relación no está construida bajo ese prisma. Termina la película de una forma incendiaria pero la apatía se ha instalado en mí y ya ni siquiera ese último gesto de resistencia llega al corazón, porque de nuevo ahí está esa voz en off que te dice lo que tienes que sentir, la moraleja. Resoplas, te pones la chaqueta, sales del cine y sientes tanto, tanto, tanto que la película no te haya gustado...

Presencia siniestra

Drama Suspense
5.2

Mary es una psicóloga infantil que vive en una aislada casa del bosque con su hijastro Stephen, un adolescente en estado vegetativo desde el accidente de coche en el que murió su padre. Mary ha decidido trasladarle a un centro especializado en el cuidado de pacientes como él, pero antes debe prepararse para pasar una gran tormenta que se acerca. Shut In Presencia Critica: Shut in es otro intrascendente e insulso thriller de terror. Predecible e insatisfactorio, este filme pasará desapercibido para los amantes del género. Pese a lo comentado, puede afirmarse que la dirección y la fotografía son serias. No reseñables, pero si suficientes para implicarnos en el metraje. Noemi Watts sostiene en todo momento la película. Un pulcro y cuidado trabajo que la mejora sustancialmente, pero que lamentablemente el drama que la veterana actriz carga sobre sus hombros sólo roza el límite de lo creíble, sin alcanzarlo. Ello contrasta con la intrascendencia del resto de personajes secundarios. Sus apariciones apenas aportan valor alguno a la cinta, incluida la del veterano Oliver Platt. Por su parte, Charlie Heaton como otro protagonista, hace un vacío y poco creíble papel, en correspondencia con el metraje. Presencia El principal inconveniente reside en la trama y los detalles que la construyen. No puede negarse que Shut in comienza con cierto atractivo: la pérdida que sufre Mary, el obligado cuidado del hijo malparado, la repentina desaparición del niño que pretende ayudar. Incluso la trama se mantiene y uno desea que continúe. Sin embargo, al mismo tiempo que pasan los minutos el guión se va deshinchando paulatinamente. Nada es casual, inopinado o insólito. Todo es ordinario y convencional. Se le espera, se le ve venir. Nada sorprende y todo es demasiado imaginable. Concebimos la dificultad de encontrar nuevos aspectos narrativos e, incluso, visuales. Pese a ello, la obviedad utilizada a la hora de mostrarnos las peculiaridades que definen todo thriller de terror la apreciamos excesiva. En este sentido, los escasos sobresaltos vienen manifiestamente anunciados. Asimismo acontece con la manera de distorsionar la realidad de la protagonista o en el giro de guión que resuelve la narración. El final –patente y descarado homenaje al Resplandor (The Shining, Stanley Kubrick, USA, 1980) – ostenta prácticamente todas las piezas características que componen todo desenlace de esta tipología y no permite lamentablemente cabida alguna a la singularidad. Con todo, insistimos, la dirección cumple y no convierte su consumación en un simple «corta y pega» de clichés narrativos y cinematográficos. Para El otro lado del terror Shut in suspende merecidamente, incluso teniendo presente la más que intachable e íntegra actuación de Noemi Watts. Ella es la única motivación que exponemos en esta crítica para justificar la visión de esta película.Presencia