Puertorriqueños en París

5.4
Dos detectives de la policía de Nueva York Puerto Rico se dirigen a París para localizar a un bolso robado. París Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. París Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. París
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 17/01/2020 1.25 GB 211 Descargar
Array 1080P Español Latino 17/01/2020 1.25 GB 63 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

En las rocas

Comedia Drama
6.5

Ante las recientes dudas sobre su matrimonio, una joven neoyorquina le pide ayuda a su extravagante padre para seguir a su marido....En las rocas Critica: El buen whisky se bebe "on the rocks" es decir solo acompañado por un par de hielos y relajadamente. Lo mismo se puede decir de este gran film de Sofia Coppola, no hacen falta nada más que dos elementos clave en esta película, el buen whisky que vendría a ser el inmenso Bill Murray y los hielos que lo complementan y lo elevan a la delicia. Que vendría a ser la actuación de Rashida Jones. Ambos en conjunto construyen la película y hacen que funcione de una manera magistral. Con un guion que podría haber estado escondido en alguno de los bolsillos de la chaqueta de pana de Woody Allen, Sofia Coppola nos brinda una hora y media de enredos, diversión, momentos cómicos y conversaciones que acaban siendo trascendentales, con las calles de Nueva York como escenario y que se disfrutan como el buen whisky que anunciaba Bill Murray en Lost In Translation. A sorbos pequeños que nos deleitaran el paladar. Con esto no quiero decir que la cinta sea lenta o aburrida, simplemente que se disfruta escena a escena, poquito a poco, y cuando mas progresa la película, mas gusta. Coppola consigue tenerte [email protected] hasta el ultimo minuto final. Su mejor filme desde Lost In Translation. Y aunque esta claramente inspirada por el genio de Brooklyn, esta On The Rocks tiene ese sello propio con el que Sofia Coppola nos llevo por las calles de Tokio y nos hizo querer quedarnos en las calles de Shinjuku atrapados en la mirada melancólica de Bill Murray para siempre.....En las rocas

El mesero

Comedia
8.4

La historia de un mesero que desea vivir como los clientes que atiende en el lujoso restaurante donde trabaja, su compañero le desanima muy seguido diciéndole que nunca lograra ser como ellos....El mesero Critica: esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia..... El mesero

Guardianes de la galaxia Vol. 2

Acción Aventura Ciencia ficción Comedia
7.6

Una poderosa raza alienígena contrata a los Guardianes para que protejan sus valiosas baterías de energía, pero, cuando Rocket las roba, los alienígenas envían a sus tropas de combate a vengarse de ellos. Mientras tratan de escapar con vida, intentan resolver el misterio de los verdaderos orígenes de Peter Quill. Guardians of the Galaxy Vol. 2 Guardianes Critica: Como podemos mejorar el resultado de una película? Sencillo, cogiendo todo lo que hizo buena la primera y multiplicarlo por 20. Seguro que eso es lo que pensaron a la hora de hacer Guardianes de la galaxia 2. Nada mas lejos de la realidad. Desde el primer cuarto de hora notas que hay algo que no va bien, como si no tuviese solidez, pero una vez que llegas a la primera media hora del film lo tienes claro: resulta exagerado e infantil. Todo aquello que daba carisma a los personajes en la primera, ha sido exagerado a tal punto que da vergüenza ajena. Drax sufre el síndrome de Homer Simpson, y es que pasa de ser un simple pero entrañable hombreton a ser completamente idiota y sin razón de ser. Groot sigue siendo adorable, pero seamos sinceros, la sobreexplotación cansa, y la parejita Quill-Gamora pasan de tener sus propias inquietudes a tener la mentalidad propia de una pareja de 15 años, y mejor no hablemos de su hermana... Guardianes Dejando a un lado a los personajes, la trama se ve venir desde el primer momento, es tan predecible que sabes que va a ocurrir en todo momento, incluso notas que te van a colar la referencia bíblica de turno. El humor es flojo e infantil, creo que solo esbocé una ligera sonrisa en un par de ocasiones, ademas de Intentar darte momentos dramáticos sin ningún éxito, ya que son forzados y predecibles. Da la sensación de que tratan al espectador de tonto, como si te estuviesen diciendo en todo momento que ocurre por si no te das cuenta, cuando es obvio. En definitiva, es lamentable ver como la sobreexplotación y el fanservice pueden cargarse la que podría haber sido la mejor saga de Marvel, ya que la primera fue buena, disfrutable y con las dosis clave para que su visionado sea mas que satisfactorio y con ganas de mas. Guardianes

Juntos... pero no tanto

Comedia Drama Romance
6

Oren (Michael Douglas) es un agente inmobiliario al que no le importa nadie más que él mismo. Pero su vida dará un vuelco cuando su hijo, que se marchó de casa y del que hace años que no sabe nada, aparece con una nieta (Sterling Jenis), de la que ni siquiera sabía su existencia. Ahora, deberá aprender a cuidar a alguien más aparte de sí mismo gracias a la ayuda de su vecina Leah (Diane Keaton). And So It Goes Juntos Critica: Michael Douglas se pone en la piel de Oren Little, un madurito tan sarcástico como insolente e impasible con los sentimientos de los demás... hasta que tiene que hacerse cargo de su nieta de 10 años (una excelente Sterling Jerins) y a su vez se va acercando sentimentalmente a su vecina (una enamoradora Diane Keaton que está totalmente en su elemento).Juntos ¿Acaso resulta familiar este argumento de "cascarrabias en la sesentena/setentena que va ablandando su cínico corazón"? pues claro: "Así nos va" ofrece una propuesta que ya hemos visto en "Mejor... imposible", "Cuando menos de lo esperas" y "A propósito de Schimdt" (todas con Jack Nicholson a la cabeza del reparto) o la menos exitosa pero no menos boyante "Un hombre solitario" también con Michael Douglas como protagonista .Y es que todas ellas, incluyendo la que nos ocupa, tienen el mismo tono... y la misma oportuna suerte en su puesta en escena. En el caso de "Así nos va", la cinta consigue ser una comedia agradable y reposada bastante resultona gracias a las interpretaciones y a un libreto adecuado y no muy memo. No va a cambiar el destino del cine ni es transgresora, eso está clarísimo (estamos ente una película que no ofrece ningún tipo de riesgo en su desarrollo argumental y que cae siempre que puede en las previsibles fórmulas del género de la comedia romántica. Además de que Rob Reiner por su parte nos presenta una dirección nada destacable... aunque sí pertinente: los encuadres son corrientes, la común edición no es nada del otro mundo, la fotografía no resulta para nada interesante...), pero aun viendo algo que ya nos esperamos... no dejamos de saborear con gusto algunos de sus momentos que presumen de un guión tolerable y nunca demasiado idiota (no como otras comedias norteamericanas) y sobretodo se elevan gracias a unos actores de lo más desenvueltos. Juntos

People Just Do Nothing: Big in Japan

Comedia
7.4

Desde que dejaron su radio pirata, la vida ha sido tranquila para los chicos de Kurupt FM, pero todo cambia cuando reciben noticias de que una de sus canciones se ha usado en un show popular en Japón. ... People Just Do Nothing: Big in Japan Critica: esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... People Just Do Nothing: Big in Japan

La favorita

Comedia Drama
7.6

Principios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con los franceses. Una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), ocupa el trono y su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna el país en su ausencia, debido a su estado de salud y a su carácter inestable. Cuando una nueva sirvienta aparece, Abigail (Emma Stone), su encanto seduce a Sarah. Sarah ayuda a Abigail y ésta ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la Reina. Desarrollarán una amistad que Abigail aprovechará para saciar sus ambiciones. La favorita Critica Al mismo tiempo, una farsa histórica delirante y un drama de época fidedigno. Yorgos Lanthimos balancea su más reciente película entre esas relaciones aparentemente opuestas con el equilibrismo del que sólo es capaz un gran director, relaciones que durante dos horas nos van a mantener siempre con una mueca en la cara y sacar muchas carcajadas. Sus personajes son líderes y son más bien niños con rabieta. Su puesta en escena es suntuosa, preciosista, y Lanthimos la sacude con su cámara siempre en un ángulo raro, distorsionado, electrificante. De esa dualidad construye este pequeño mundo de apariencia majestuoso, pero que basta ver un segundo para olerle lo podrido. Me cuesta trabajo decidir que es lo que hace más seductor este mundo podrido de Lanthimos, si su impecable estética o las actuaciones. Hasta The Favourite, ninguna película de Lanthimos contenía actuaciones que uno pudiera admirar por separado, que se sostuvieran por sí solas. Eran actuaciones de película de Lanthimos. Aquí, sin rebajar su estilo las actuaciones brillan, en parte gracias a la locuacidad regia del guión (por primera vez no escrito por Lanthimos para una de sus obras) que da peso a cada oración y la presencia de sus tres actrices principales. Gran parte de la diversión que ofrecen estas dos horas consiste en ver a Stone y Weisz enfrentarse en duelos de diálogos a velocidad de metralleta. O si no, ver a Colman caer en sus rabietas de niña vieja. Es de una delicia retorcida. La película es juguetona en sí. No hace declaraciones. Muestra crueldad, decadencia, pero sobre todo ridículo y deja que el espectador se haga las ideas. Es muy inteligente para caer en un clímax obvio. No hay un enfrentamiento final entre Stone y Weisz. Una se hunde en la propia podredumbre y la otra alcanza una extraña dignidad en su derrota. Pero nada más. La favorita Lo mejor de todo, sin embargo, es presenciar la forma en que Yorgos Lanthimos habita y hace suya la película. Hemos visto estos dramas palaciegos con guiones ahogados en famoso ingenio británico hasta el hastío. The Favourite se las arregla para sentirse nueva y original aunque no lo sea. Cada detalle está saturado del amor por lo grotesco, el espacio entre lo real y lo surreal que habita Lanthimos, los diálogos inexpresivos lanzados con justo la fuerza necesaria, los choques de poderes observados como si se trataran de juegos de niños. Su estilo es suavemente pirotécnico. Su gracia queda establecida rápidamente, en los primeros diez minutos de película que disparan con todo. Lo difícil es mantener esa energía por las siguientes dos horas. Lanthimos lo consigue y ese es su triunfo. The Favourite es deliciosa. ¿A cuántas películas podemos llamar deliciosas sin exagerar? La favorita