Promesa de vida

6.8
Primera Guerra Mundial. Un hombre australiano viaja hasta Turquía tras la Batalla de Gallipoli para buscar a sus tres hijos desaparecidos. Promesa Critica: Como si tomara a Mel Gibson -otro actor australiano convertido en director- como espejo en el que mirarse, Russell Crowe ha elegido un estilo marcadamente clásico para su primer largometraje trás las cámaras. “El Maestro del Agua” es un proyecto ambicioso y no exento de riesgos para un debut. Un viaje que navega entre el retrato intimista y las grandes epopeyas con hechuras de superproducción. Ambientada un año después del fin de la primera guerra mundial, el film centra su atención en las consecuencias de la batalla de Galípoli entre las fuerzas militares de Australia y Nueva Zelanda y el ejército turco, en especial la dolorosa pérdida de los tres hijos de un granjero zahorí de la Australia rural. Promesa Ante lo ambicioso del proyecto, Crowe cumple de sobra con la primera premisa de cualquier director: rodéate de los mejores. En el apartado interpretativo su talento está fuera de toda duda a estas alturas. Es muy bueno, lo sabe y demuestra que no es imprescindible que alguién le muestre el camino para componer el más minucioso retrato posible de Joshua Connor, su personaje. Protagonista absoluto de la historia, Crowe se echa a las espaldas la película también delante de las cámaras para contar la odisea de un hombre que lo ha perdido todo, al que su intuición innata llevará al otro lado del mundo en busca de esperanza. Crowe se rodea de un elenco muy solvente empezando por Ayshe, una Olga Kurylenko perfecta de nuevo en su dominio de los acentos (el turco en esta ocasión) que empieza a pedir a gritos un papel verdaderamente protagonista, alejado de ser siempre el objeto romántico del protagonista. También es agradable comprobar como se desenvuelve Jai Courtney lejos del género de acción, pero si duda la gran revelación es Yilmaz Erdogan. Fantástico en cada segundo de su actuación, extremadamente convincente como sabio hombre de honor atrapado en las conscuencias y la sinrazón de la guerra y derrochando presencia y química en su relación con Crowe y con Cem Yilmaz, el actor turco que interpreta a su lugarteniente. Promesa Al buen trabajo del elenco de actores hay que sumarle otro aspecto técnico que eleva a “El Maestro del Agua” por encima de la media: el maravilloso trabajo de fotografía del maestro Andrew Lesnie. El ganador del Oscar por su labor en “El Señor de los Anillos” otorga a la película un acabado final majestuoso, muy especialmente en el espectacular abanico cromático que crea para la ciudad de Constantinopla y la impresionante manera de resaltar la belleza, textura y colorido del vestuario.The Water Diviner Promesa
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 23/12/2019 1.64 GB 538 Descargar
Array 1080P Español Latino 23/12/2019 1.64 GB 149 Descargar

Ver online

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total de visitas Ver Online
CineStart 720p latino - - 1 Ver online

Comentarios

También te puede interesar

Detrás de la línea: Escape de Dunkirk

Bélica
5.4

Francia ocupada, 1940. Un comandante nazi descubre a uno de sus prisioneros, Danny es un campeón de boxeo. Lo obliga a luchar por el entretenimiento de su empresa. Pero los prisioneros de guerra se dan cuenta de que pueden usar estos concursos, como cobertura para una audaz fuga, antes de ser enviados a Alemania, donde escapar será casi imposible. Su destino y libertad pueden depender de cuánto tiempo pueda seguir luchando Danny....Detrás de la línea: Escape de Dunkirk Critica: esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.....Detrás de la línea: Escape de Dunkirk

Retratos de una guerra

Drama Romance
6.6

En 1941, una joven aspirante a artista de 16 años y toda su familia son deportados a Siberia en medio del brutal desmantelamiento de Stalin de la región báltica. La pasión de la joven por el arte y su esperanza incorrompible tratarán de imponerse a la dramática situación..... Retratos de una guerra Critica: esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Retratos de una guerra

El caballero del rey

Drama
7.778

Inspirada en hechos reales. En el Imperio Oyo en la década de 1940, Elesin Oba, el principal jinete del rey, sucumbe al atractivo de la belleza y el deseo sexual la misma noche en que está destinado a morir para cumplir con su deuda de suicidio ritual y acompañar al muerto Alaafin al reino de los ancestros. ... El caballero del rey Critica: Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia..... El caballero del rey

Sin rumbo

Comedia Drama Musica
7.3

Sam Manning es la personificación del sueño americano. Tiene una familia maravillosa y por si fuera poco es un ejecutivo de éxito. Lo que ocurre es que nunca sabemos cuándo las vida nos va a dar un golpe duro, y en esta ocasión Sam es el que va a recibir el golpe. Josh, su hijo adolescente, está estudiando en la Universidad. Un día hay un tiroteo en el campus y Josh muere, lo que hace que Sam se hunda, como es natural. Se va a vivir a un barco, sin querer saber nada de nadie y ahoga sus penas en alcohol, algo que es entendible. Así pasa los días, autodestruyéndose, aunque nadie lo puede culpar por ello debido a lo que está pasando. Un día eso parece cambiar, y la razón es que haciendo limpieza encuentra una caja en donde hay música grabada de su hijo, el cual componía canciones. Eso hace que Sam se anime y que empiece a vivir de nuevo, aunque sin olvidar nunca que ha perdido a su hijo. Rudderless Sin rumbo Critica: Un día encuentra unas grabaciones de Josh en unas viejas cajas que su ex esposa le deja. Canciones compuestas por su hijo que él tomará como medio de escape del estancamiento en el que se encuentra. Más aún cuando conoce a Quentin (Anton Yelchin), un joven deseoso de conformar una banda con un par de amigos. Sam será la ficha que les hacía falta, en gran parte gracias a las excelentes canciones que interpreta como propias. Rudderless es una propuesta con un hilo dramático que la mayor parte del metraje es muy fino, debido a que las situaciones graciosas son las que están presentes prácticamente siempre, de ahí que podría considerarse que es algo liviano en su desarrollo. El conflicto, que debiera ser el eje central, por momentos se olvida por completo, pero Macy al menos logra retomar esto sobre el cierre para salvar la propuesta. Sin rumbo Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Sin rumbo Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Sin rumbo

Alma salvaje

Drama
7

En los años 90, tras unas duras experiencias personales que tocaron fondo con su divorcio y sobre todo con la muerte de su madre, la joven Cheryl Strayed decidió recorrer en solitario, y careciendo de experiencia, más de 1600 kilómetros por el Sendero de las Cimas del Pacífico, que atraviesa el desierto de Mojave y sube hasta la frontera entre los estados de Oregón y Washington, en un intento de encontrarse a sí misma. Wild Alma salvaje Critica: es un título que describe el espíritu de esta película que sin duda es un acierto para empezar un año cinematográfico con el pie derecho. Tras cautivarnos con "El Club de los Desahuciados" y exprimir el talento de los actores protagonistas llevándoles a ganar sendos Oscares, el director Jean-Marc Vallé vuelve a hechizarnos con su talento narrativo y vuelve a arrancar una explosiva interpretación de su protagonista, esta vez de una sublime Reese Whiterspoon que probablemente no gane el Óscar como lo hizo Matthew McCoungahey (aunque debería, sólo se justifica por el hecho de que este año compite contra Julianne Moore, a quién le deben la estatuilla desde hace varios años). Alma salvaje De entrada es aplaudirle la labor de Vallé al conseguir una película sumamente entretenida a pesar de que se centra básicamente en un sólo personaje y que narra una travesía que únicamente relata la caminata de la protagonista, apoyándose de flashbacks como único recurso narrativo para darnos a conocer el tormentoso pasado del personaje. Tal y como Danny Boyle logró mantener atento a la audiencia en "127 horas"en una historia que prácticamente se trataba del monólogo de James Franco, Jean Marc tomó nota y hace que la travesía de Whiterspoon sea vibrante en vez de caer en lo lineal y repetitivo, algo en lo que pudo haber caído fácilmente de no ser por un exquisito guión que a la vez deja frases para analizar y reflexionar una vez terminada la cinta. La película se destaca porque empieza con fuerza, abriendo la función con un estremecedor grito de la desgastada protagonista, una mujer llamada Cheryl que decide caminar varios kilómetros con el fin de superar su adicción a las drogas, un aborto y la muerte de su madre. A partir de ahí, el director deja en claro que la película es precisamente como ese desolador alarido y que las escenas desgarradoras estarán a la orden del día dado que son parte de la expiación y catarsis del personaje. Alma salvaje Desde el inicio hasta el desenlace, el director rompe cualquier barrera con el público y lo convierte en el compañero de viaje de Cheryl, dado que la llegamos a percibir como si fuera una íntima amiga a quien llegamos a conocer profundamente. El cansancio del personaje pasa a ser nuestro cansancio y nuestros labios se empiezan a sentir resecos cuando ella padece sed. Es loable también que a pesar de lo dura y cruda que puede resultar la historia, el guión incluye unos muy bien insertados golpes de humor que se perciben naturales y para nada forzados, logrando arrancar la sonrisa del público en medio de las lágrimas. Uno de los escasos defectos de la película es que en contados momentos se percibe algo repetitiva y que algunos aspectos del pasado del personaje de gran interés son abordados de manera bastante sutil sin ser exprimidos a pesar de que se trataba de una material sumamente atractivo. Alma salvaje

Las niñas

Drama
6.5

Celia, una niña de 11 años, estudia en un colegio de monjas de Zaragoza y vive con su madre. Brisa, una nueva compañera recién llegada de Barcelona, la empuja hacia una nueva etapa en su vida: la adolescencia. En este viaje, en la España de la Expo y de las Olimpiadas del año 92, Celia descubre que la vida está hecha de muchas verdades y algunas mentiras. Las niñas Critica Cuanto miedo a las historias que, en principio, parece que no pasa nada y en realidad pasan muchas y muy interesantes. Lo fácil es decir que es lenta y con poco argumento y bla bla... Etc. Lástima que nos tienen comido el coco con películas grandilocuentes y visualmente apabullantes con historias increíbles y personajes heroicos. En cambio aparece un film como este y nos parece aburrido. Pues no, no es aburrida ni lenta, simplemente es verdad. El fin de la inocencia, la curiosidad por el pasado y el mundo de los adultos, el miedo al que dirán, la represión de la sexualidad, el pecado, la crueldad infantil, las madres solteras expulsadas de su hogar.... Etc. ¿De verdad creéis que no pasan cosas? No sabemos ver el cine que cuenta tanto con tan poco, es una lástima pero es así. Nos tienen que martillear el cerebro con músicas estridentes, imágenes impactantes y diálogos rimbombantes para creernos que eso es el cine y sí, eso también es cine, pero no el único ni, por supuesto, el mejor. La debutante Andrea Fandós está espectacular y Natalia de Molina... Que se puede decir de ella. Una actriz impresionante haga lo que haga. Toda mi admiración para ella que es capaz, con unas pocas líneas de diálogo y cuatro miradas, dejarte con la boca abierta. Gran película, sencilla y directa al corazón y los recuerdos. Las niñas