Mi pobre y dulce angelito

4.3
Max Mercer se queda solo en Navidad y hará lo que haga falta para proteger su hogar de intrusos....Mi pobre y dulce angelito Critica: esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimosuna fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Mi pobre y dulce angelito
<

Torrents

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Torrent 1080p Dual Español Latino 12/11/2021 2.01 GB 2955 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Sex Education

Comedia Drama
8.3

Como el inseguro de Otis (Asa Butterfield) tiene respuesta para cualquier duda sobre sexo gracias a que su madre (Gillian Anderson) es sexóloga, una compañera lo anima a abrir una "clínica" en el instituto...Sex Education Critica: (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia....Sex Education

Un castillo por Navidad

Comedia Familia Romance
6.1

La famosa escritora estadounidense Sophie viaja a Escocia y le entran ganas de comprar un castillo, pero el quisquilloso propietario, Myles (un duque escocés), se resiste a vendérselo a una extranjera. Al intentar buscar un acuerdo, la pareja choca constantemente, pero en el camino pueden encontrar más de lo que esperaban....Un castillo por Navidad Critica: Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Un castillo por Navidad

La niñera: Reina letal

Comedia Terror
6.4

Dos años después de derrotar a la secta satánica liderada por la niñera Bee, Cole trata de olvidar su pasado para centrarse así en sobrevivir al instituto. Cuando viejos enemigos regresan, Cole no tendrá más remedio que volver a enfrentarse a las fuerzas del mal. La niñera: Reina letal Critica: The Babysitter fue una comedia de terror cortesía de Netflix, la cual supuso una pequeña sorpresa que cumplía su cometido a la perfección. Tampoco revolucionó el género, pero sí fue un soplo de aire fresco, al no tomarse muy en serio a sí misma y ser un desenfadado producto para pasar el rato. Han pasado tres años y Netflix nos ha sorprendido con una secuela de aquélla, con la promesa de traernos una propuesta mucho más bestia y gore. Y es que esta segunda entrega pretende respetar la máxima de las secuelas, que no es otra cosa que ofrecer más y mejor. Una vez vista puedo confirmar que lo primero lo cumple. Lo segundo, desgraciadamente, no. Sé que las comparaciones son odiosas, pero es inevitable no hacerlo con estas dos entregas, ya que mientras que la primera se reía de sí misma pero sin sobrepasar la parodia (de hecho había un elemento emotivo que en ésta se obvia casi por completo), aquí se han desmelenado hasta límites insospechados, ofreciendo una nueva entrega que no respeta las normas de la original y que se apunta, sin rubor alguno, al “todo vale”. Como ya he indicado, considero que es un acierto orquestar una comedia de terror que busque la complicidad del espectador con toques de humor absurdos, pero tampoco hay que pasarse de frenada, que es lo que hace constantemente esta secuela, distanciándose bastante de la primera y ofreciendo una orgía de sangre y vísceras que tendrá contentos a los que demanden más casquería, pero que seguramente decepcione a los que quedaron satisfechos con la anterior o simplemente a los que no acepten las reglas del nuevo juego (cuesta…). Me parece muy interesante la premisa de la que parte, que es coquetear con el género fantástico (algo que no se abordó en la primera, aunque daba para ello) y traer de vuelta a los hilarantes villanos (no es spoiler, ya que está bien claro tanto en el póster como en el tráiler). El problema es que no han sabido aprovechar el estupendo punto de partida y los giros presentados. La verdad es que daba la sensación de que habían arriesgado e iban a ofrecer un producto diferente, siendo finalmente una buena idea mal ejecutada, no sabiendo usar los interesantes elementos de los que disponen, siendo una especie de remake de la anterior (ir eliminando enemigos, uno tras otro), aunque cambiando escenario y con más litros de glóbulos rojos. Eso es todo. Se nota la pereza del guionista, aunque todo cuadra cuando investigas y descubres que no es el mismo que el de la primera. Y vaya que si se nota, ya que ni tan siquiera se respeta el final de la anterior, como si no hubiese servido de nada el aprendizaje del protagonista, y con una serie de giros supuestamente impensables (muchos sin ningún sentido) pero que son más predecibles de lo que se pretende si se está un poco atento. Y es que aunque hablemos de comedias de terror, creo que se deben respetar las pautas establecidas. No ha sido el caso. El que sí repite es el antaño exitoso director McG, responsable de Los ángeles de Charlie (la de hace dos décadas, no la nueva) o de Terminator Salvation, entre otras. Creo sinceramente que hizo una estupenda labor en la primera parte, siendo un producto ameno y que no perdía el tiempo, sin bajadas de ritmo y sin dar respiro alguno al espectador, siendo uno de los grandes logros de la anterior película. Lamentablemente esto no se repite en la secuela, ya que da la sensación de ser todo excesivamente rudimentario y tosco, coqueteando con la serie Z en no pocos momentos, pero obteniendo como resultado que se parezca más a una película de bajo presupuesto de lo esperado (esos cutres efectos digitales…). No sé si ésa era la intención del director, pero que la primera está mucho mejor rodada es un hecho, distanciándose el mismo de su efectiva y solvente labor en la anterior entrega. Por otro lado, en la primera parte todo funcionaba como un reloj suizo en sus ajustados ochenta minutos, mientras que la secuela que nos ocupa dura veinte más, haciendo que la película sea más larga de lo necesario, con personajes que no aportan absolutamente nada y se quitan de en medio a la primera de cambio, también culpa de un guion con exceso de personajes y que da la sensación de no tener muy claro a dónde quiere ir a parar. Del reparto, nada que objetar, ya que todos están geniales, en especial los que repiten, con un entregado Judah Lewis de nuevo como gran protagonista, y una serie de secundarios a cada cual más desternillante (ojo al aumento de protagonismo de los padres). Eso sí, se echa muy en falta la presencia de la siempre estupenda Samara Weaving. En conclusión, estamos ante una secuela que se deja ver y sirve para pasar el rato, pero que no alcanza la frescura y logros de la anterior, siendo finalmente un producto innecesario y bastante olvidable, el cual no sabe respetar las bases originales. La importancia de un buen guionista. Una declaración de intenciones que se queda en eso, intenciones. Una pena.

Arturo y el algoritmo 

Comedia
6.5

Arturo es despedido de su empresa al aplicar un algoritmo que él mismo ha ayudado a crear y que hace innecesario su trabajo. Tras perder empleo, casa y pareja, su salida a la desesperada es convertirse en repartidor en bicicleta de una 'app' de envíos. Su único solaz será una inteligencia artificial femenina desarrollada por la propia empresa de 'riders' con la que podrá desahogarse tras los duros días de trabajo. Arturo y el algoritmo  Critica Nos encontramos con una producción italiana realizada con pocos medios pero con mucho gusto. Respira ideas, creatividad y sobre todo el clásico estilo italiano. La dirección demuestra oficio y poco más; totalmente centrada en contarnos la historia y tratando en todo momento de mantener un buen ritmo. Lo consigue y no resulta aburrida. La historia no es que sea muy original pero está bien planteada y desarrollada. Con un toque de comedia y de humor negro, aborda esto que está tan de moda como es la Economía Social y Circular, basada en microtransacciones entre las personas, en las que el único que se beneficia es el Gurú de turno y que basicamente consiste en la explotación miserable de los trabajadores, a través de máquinas controladas por un algoritmo informático. Hace una acertada crítica social, nos hace cómplices de estos abusos y nos reímos mientras no nos toque a nosotros. Los protagonistas estàn bien, simplemente correctos y convincentes en sus respectivos papeles; sin exageraciones. Arturo y el algoritmo 

No Way Jose

Comedia
5.3

Jose Stern (Adam Goldberg), un músico de 40 años entra en crisis en su relación de noviazgo. Cuando Dusty (Ahna O'Reilly), su novia descubre su secreto oscuro, ella lo echa de su vida. Sin muchas opciones, Jose se ve obligado a permanecer en casa de un amigo suyo, el cual está casado y tiene hijos. Como se va desesperando, va pidiendo ayuda a todos sus conocidos. No Way Jose Critica: Segunda película de Adam Goldberg como director (la primera fue hace 11 años), habitualmente visto como actor secundario en películas más o menos comerciales y sobre todo en series de TV y cine independiente. Aquí es el responsable absoluto de la cinta, pues no sólo la dirige y protagoniza, sino que también la produce y escribe. Y podemos decir que con buenos resultados. Interpreta un personaje que bien podría haber protagonizado un joven Woody Allen de la era hipster: judío, neurótico, en plena crisis de madurez, con mucha verborrea y eternos problemas sentimentales, y que toca en un grupo de indy-rock amateur. Estamos ante una comedia hablada, con diálogos a un ritmo vertiginoso y un humor con referencias culturales, muy "alleniano" pues es evidente que el director neoyorquino es uno de sus referentes. El mundo parece hundirse para "José", su nombre judio-mexicano, cuando se ve sin novia (que lo abandona al descubrir un oscuro secreto que guarda), sin domicilio (tiene que mudarse al sofá de un amigo casado y con 2 hijos pequeños, dando lugar a situaciones cómicas), con una familia casi inexistente y que no le apoya, y que se encuentra al borde de cumplir los 40 años, con lo que la crisis existencial está asegurada. Todo el peso recae sobre el protagonista, que clava el personaje consiguiendo que empaticemos con él pese a su patetismo, consiguiendo sacarnos la sonrisa en bastantes diálogos y situaciones, muchos de ellos con referencias sexuales. Quizás decae algo en su tramo final cuando el ritmo se estanca y la trama deja de avanzar, pero su corta duración (unos 95 minutos) no deja que se haga pesada. Veremos si dirige/escribe otra película antes de otros 10 años, pues puede seguir dando juego a los amantes del cine independiente. No Way Jose Cine independiente USA no es sinónimo de "todo vale"; y algunos piensan que rodando cualquier cosa y etiquetarla como "cine independiente" ya están haciendo cine. No es que no pase nada en la película (que tampoco es que vaya sobrada de trama), simplemente es que todas las historias que se entrelazan quedan abiertas, sin una conclusión clara. Cuando terminas de verla, te da la sensación de que no ha acabado y eso entraña desconcierto. Siento que he perdido mi tiempo. No la recomiendo. No Way Jose

Cuando los hijos regresan

Comedia Familia
7

Un matrimonio, Manuel y Adelina, disfruta de su jubilación ahora que sus tres hijos por fin viven sus propias vidas. Pero un día, por diferentes circunstancias, todos ellos regresan a casa. Manuel y Adelina tienen que idear un plan para correrlos y recuperar la paz de su hogar. Cuando los hijos regresan Critica: ‘Cuando los hijos se van’ es un título emblemático del cine mexicano, dirigida en 1941 por Juan Bustillo de Oro, narra el drama que viven unos padres de familia cuando sus hijos, por diversas circunstancias, deben abandonar el hogar, ahora la película de Hugo Lara, parafraseando el título de dicha película, narra una historia a la inversa, cuando los hijos ya adultos vuelven a la casa a incomodar a los padres. En una cena familiar, Manuel (Fernando Luján), anuncia junto a su mujer Adelina (Carmen Maura), que le ha llegado el momento de su retiro y desea disfrutar más tiempo junto a su esposa, las cosas parecen sonreírles cuando su hijo menor anuncia su próximo matrimonio y que además ha conseguido su primer empleo, por lo que por fin deberá abandonar la casa familiar. Al paso de algunos días de disfrutarse mutuamente, la pareja recibe primero a su hija Carlota (Cecilia Suárez) y nietos por un pleito conyugal, al día siguiente se aparecen por casa su hijo Chico (Erick Elías) y esposa (Irene Azuela) con el pretexto de una remodelación ante una debacle económica, y finalmente, su hijo menor Rafis (Francisco de la Reguera) es abandonado por su novia (Esmeralda Pimentel) ante su fracaso por encontrar empleo, ante ello, Manuel y Adelina deberán poner en marcha un plan para incomodar a sus hijos y que por si mismos abandonen de una vez su casa. Con un inicio alentador, donde el total protagonismo recae de manera positiva en la pareja que forman Fernando Luján y Carmen Maura, la película encuentra su mejor momento al mostrar la siempre desordenada dinámica propia de cada familia, con situaciones simpáticas que generan risas sinceras. Pero promediando el metraje el relato se empantana ante diferentes conflictos que se van insertando en la historia, lo cual provoca que Luján y Maura pierdan protagonismo y con ello la poca simpatía conseguida se evapore ante situaciones que se tornan repetitivas, llegando a una resolución donde sobresalen algunos muy evidentes huecos en el guion, además de que el desarrollo de algunos personajes es perfilado como si de una telenovela se tratara (el de Irene Azuela sobre todo), llevando al relato a un cierre desolador. Así, la comedia deja de serlo para volverse un caótico drama donde las resoluciones llegan de manera desacertada y poco orgánica de acuerdo con lo planteado previamente por el relato.