Inquebrantable

7.4
Narra la historia real de Louis Zamperini, un joven que, tras participar en los Juegos Olímpicos de 1936, se alistó en las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos para luchar en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Cuando el bombardero en el que combatía se estrelló en medio del Pacífico, navegó a la deriva hasta que fue capturado por los japoneses. Unbroken Inquebrantable Critica: ‘Intocable (Unbroken)’, película dirigida por la actriz y también activista humanitaria Angelina Jolie, narra la absolutamente increíble historia de Louis Zamperini, atleta olímpico y héroe de guerra superviviente a la II Guerra Mundial que fue preso de campos de concentración japoneses en la llamada Guerra del Pacífico tras un accidente aéreo en un B-24. Película basada en la novela que la escritora norteamericana Laura Hillenbrand escribió sobre Zamperini llamada ‘Unbroken: A World Warr II Story of Survival, Resilience, and Redemption’, y a su vez, historia que ha pululado por los estudios de Hollywood durante décadas sin que nadie se decidiera a llevarla a la gran pantalla. Desde luego la historia reunía muchos alicientes para que fuera de mi agrado. Desde la temática bélica ubicada en la II Guerra Mundial, pasando por el carácter épico de la misma o la presencia de los hermanos Coen en el guion, Alexandre Desplat en la composición musical o Roger Deakins en la dirección de fotografía. Sin embargo, y en contra de lo esperado, lo que me encontré en la sala me dejo altamente insatisfecho, sobre todo por los mimbres que tenía en sus manos la famosa hija de Jon Voigt y que no han sido conjugados adecuadamente. Inquebrantable La película tiene un comienzo esperanzador. Un primer tramo que viaja desde el momento en el que se ubica la historia –Zamperini en 1943 a bordo de un B-24 sobrevolando la isla de Nauru– para retroceder a modo de flashbacks a la conflictiva infancia, su posterior dedicación al atletismo y su llegada a los Juegos Olímpicos de 1936 en Alemania . Todo un tramo que a pesar de la excesiva utilización de eslóganes de autoayuda o la evidencia religiosa presente, muestra la evolución de un joven de orígenes italianos que de no ser por el atletismo podría haberse perdido en el alcoholismo o la delincuencia. En estos interesantes tres cuartos de hora, vemos su relación con sus padres y hermanos, simultaneando su odisea marítima –al más puro estilo ‘La vida de Pi’–, donde Jolie incide en su notorio ateísmo inicial y en su conversión católica, algo que queda demasiado panfletario católico apostólico. A continuación de todo, después de recorrer los primeros 19 interesante años de nuestro protagonista a la misma velocidad de sus carreras, nos adentramos en la oscura, dolorosa, cruel e innecesariamente larga segunda parte en los campos de concentración. Lugar donde nuestro protagonista sufrirá los devenires propios de un campo de prisioneros pero aderezado con la particular animadversión y sadismo de Matsuhiro Watanabe –considerado por McArthur criminal de guerra–, alias el pájaro, mando militar de los campos de concentración de y auténtico azote de Zamperini. Inquebrantable
<

Torrents

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 26/12/2019 2.05 GB 1463 Descargar
Array 1080P Español Latino 26/12/2019 2.00 GB 806 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Lakers: Tiempo de ganar

Comedia Drama
6.6

La vida profesional y personal de Los Angeles Lakers de la década de 1980, una de las dinastías más veneradas y dominantes del deporte, un equipo que definió una era, tanto dentro como fuera de la cancha.,...Lakers: Tiempo de ganar Critica: esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia..... Lakers: Tiempo de ganar

Bahía de invierno

Drama Romance
6

Aunque viven en la misma ciudad, Elisabeth y John‑John habitan mundos distintos. ¿Podrá un apasionado primer amor derribar barreras sociales y culturales?... Bahía de invierno Critica: esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia..... Bahía de invierno

Elyse

Drama
6

La memoria y la alucinación se entrelazan para exponer una historia de trauma, revelando que Elyse es catatónica e institucionalizada en un hospital estatal....Elyse Critica: ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia..... Elyse

Van Gogh, a las puertas de la eternidad

Drama
6.9

El pintor holandés post-impresionista, Van Gogh, se mudó en 1886 a Francia. En concreto, a Arles y Auvers-sur-Oise, donde vivió un tiempo conociendo a miembros de la vanguardia incluyendo a Paul Gauguin. Un tiempo en el que se esforzó en crear las obras maestras espectaculares que son reconocibles en todo el mundo a día de hoy. Van Gogh, a las puertas de la eternidad Critica Hace apenas unos días hablamos en Argoderse de la ópera prima de Julian Schnabel y del homenaje que hizo a su amigo: el pintor Jean-Michael Basquiat. En aquella obra también se veía la relación íntima de Schnabel con el mundo de las artes plásticas. Su mundo, antes de dar el salto a las cinematográficas. Y en 1996, con Basquiat, el director norteamericano ya daba una pincelada sobre Vincent Van Gogh en las primeras secuencias protagonizadas por Jeffrey Wright. Además, Willem Dafoe también tenía una aparición en esta ópera prima. Demasiada coincidencia hasta este 2019, donde Schnabel y Dafoe han vuelto a unir sus caminos con Van Gogh, a las puertas de la eternidad. Un filme que se centra en la etapa del pintor holandés en la ciudad francesa de Arles. Fuente de inspiración de muchos de sus cuadros. Pero también causa de muchos de esos problemas de personalidad, psicológicos e incluso psiquiátricos que acecharon al artista impresionistas. Su miedo al fracaso, atormentado por esa sensación de ser un genio incomprendido, adelantado a su época -lo más potable de todo el metraje ese ese momento con Mads Mikkelsen-, sus distintos vaivenes psiquiátricos, la soledad, la falta de amor y otra serie de taras son abordadas en Van Gogh, a las puertas de la eternidad. Pero de una manera superficial. No se termina de entrar verdaderamente en el conflicto cuando aquí sí era necesario. Mostrando finalmente un personaje, Van Gogh, que no trascenderá hasta siglos después de su muerte. Y buena culpa de ello la tiene Julian Schnabel. Ya digo que es un director que me enamoró con Basquiat. Me siguió conquistando con La escafandra y la mariposa -también con Mathieu Amalric-, donde ya se veían esos primeros planos ciertamente atosigantes. Pero con Van Gogh, a las puertas de la eternidad me ha roto el corazón. Una película insustancial. Un biopic más intrascendente. O a lo mejor yo, como a Vincent Van Gogh en su tiempo, no he llegado a comprender el trabajo de Schnabel. Será porque su cámara me vuelve loco para mal. Me marea. Me hace perder el interés y el hilo entre tanto giro, carrera con cámara al hombro, primeros planos que intimidan, cansan y te encierran sin posibilidad de respirar. Imagino que es la sensación que vivía Van Gogh entre las cuatro paredes de su estudio y liberaba cuando salía a cielo abierto. Y a lo mejor ahí podría pensar que Julian Schnabel se ha convertido en un genio también avanzado a su tiempo, pues hace cosas que soy incapaz de ver, por ahora. Quizá esa ha sido su intención de transmitirlo en la gran pantalla. Ponernos en la piel del pintor. Conmigo no lo consigue y a lo mejor tú, como lector, tienes más suerte a la hora de apreciar la creación del holandés y de Julian Schnabel.

Cada día

Drama Fantasía Romance
7.2

Rhiannon es una adolescente de 16 años que se enamora de un misterioso espíritu llamado "A", que se despierta en un cuerpo diferente cada día. Sintiendo una enorme conexión, Rhiannon y A intentan verse, sin saber qué o quién les traerá el nuevo día. Cuanto más se enamoran el uno del otro, la idea de amar a alguien que es una persona diferente cada 24 horas empieza a pasarles factura, llevándoles a tomar una decisión que cambiará sus vidas para siempre. Every Day Cada día Critica: Un día, de hace ya años, me maravilló el ‘descubrir’ como mis manos se movían y reconocía mi existencia -fue una gran experiencia aunque parezca muy obvio-, por lo que me ha gustado recordarlo ante el detalle de ver que es lo primero que contemplan cada uno de los personajes de esta historia, más bien uno en realidad, cada vez que se despierta y va estrenando cuerpo, uno diferente cada mañana... Pero ante el mismo amor, eso sí, que tendrá que descubrirlo y saber reconocerlo a través de su disfraz, porque "Lo esencial es invisible a los ojos", como bien dijo Exupéry ;) Cada día La trama es original -o a mí que me lo parece- y además tiene trasfondo, si uno quiere verlo así, en el sentido también de que todo/todos estamos conectados de una manera u otra, si nos seguimos poniendo espiritualmente estupendos. Pero su tono es moderno, no va de trascendental, y la propuesta es dinámica al adoptar cada día una perspectiva distinta en cuanto a ir presentando toda una serie de 'encarnaciones', personalidades más bien, a través de ese ente peculiar, con un aspecto budista, si se me permite el detalle, que tendrá que posicionarse sensatamente al respecto para no liarla más... En cuanto al equipo de protas corre a cargo de unos adolescentes con carisma, simpáticos todos ellos, que mantienen la atención, especialmente Angourie Rice, una joya australiana de diecisiete años tan solo pero con media docena de películas ya en su haber, a la que voy a seguirle la pista muy de cerca ya que en mí ha dejado ‘huella’ (que es algo que en la peli se reivindica también). Cada día

El violín de mi padre

Drama Musica
8.9

A través de su dolor compartido y conexión con la música, una niña huérfana se une a su tío violinista exitoso y emocionalmente distante....El violín de mi padre Critica: una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia....... El violín de mi padre