Hard Sell

5.7
Un estudiante de secundaria, que lucha para ayudar a su deprimida madre y a su perro enfermo, forma una inesperada amistad con una hermosa fugitiva. Hard Sell Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Hard Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Hard
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 720p Español Latino 12/04/2020 1.00 GB 183 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Paddington

Aventura Comedia Familia
7.1

Paddington es un oso que ha crecido en las profundidades de la selva peruana junto a su tía Lucy quien, debido a un encuentro casual con un explorador inglés, ha inculcado en su sobrino el sueño de vivir en Londres. Cuando un terremoto destruye su hogar, la tía Lucy decide ocultar a su joven sobrino en un barco rumbo a Inglaterra en busca de una vida mejor. Cuando el pequeño llega solo a la estación londinense de Paddington, se da cuenta de que la vida de la ciudad no tiene nada que ver con lo que se había imaginado, hasta que conoce a los Brown, una bondadosa familia británica que se lo encuentra con una etiqueta alrededor del cuello en la que se puede leer: 'Por favor, cuidad de este oso. Gracias'. Los Brown le acogen en su casa mientras Paddington busca al famoso explorador que dejó marcada a su tía Lucy muchos años atrás. Sin embargo, poco después, una siniestra y atractiva taxidermista se fija en él, lo que supone una amenaza para su hogar y para su propia vida. Paddington Bear Paddington Critica: Lo primero es que cuando la vi anunciar en los trailers, no sé por qué, creí que era de época, en concreto, entre finales del XIX y principios del XX. Pero no, está ambientada en el Londres actual lo que le hace perder algo de encanto. Sea como fuere, lo que tenemos es el acercamiento a la figura de Paddington, que si en España es un perfecto desconocido, hasta ahora, en el Reino Unido es una institución. En realidad, el osito Paddington es un personaje que aparece en 1958 en la obra de Michael Bond "A Bear called Paddington". A partir de aquí se ha consagrado en un montón de libros infantiles del mismo autor, pero además en series de televisión y hasta en películas. Yo de todas estas adaptaciones me quedo con la serie de Barry Leith y Ivor Wood, entre 1975 y 1986, no porque la haya visto sino porque es más mono Paddington, un osito de peluche total animado mediante stop motion, más entrañable que el de Paul King, que a pesar de lo que ha avanzado la tecnología en estos cuarenta años no consigue transmitir lo mismo que un sencillo osito de peluche. Paddington El caso es que "Paddington" es una película con un planteamiento descabellado ya que la gente se toma con la más absoluta naturalidad que haya un oso que hable. Partiendo de esta premisa, no es que esté mal aunque no me ha entusiasmado. Tiene algún punto de humor británico bastante buenos pero en general no es muy graciosa ni desde luego imaginativa pues no deja de ser un ejemplo más de este subgénero de "películas con animales y niños", desde "101 dálmatas" (1961) a "Beethoven, uno más de la familia" (1992), con un idéntico esquema. A mí de todos modos lo que me ha hecho es pensar es que si existiera un oso u otro animal con la capacidad de hablar, pensar y sentir como nosotros, ¿Sería entonces un ser humano? ¿O seguiría siendo un oso? ¿Gozaría de derechos humanos y podría votar? Lo lógico es que seguiría siendo un oso pero al mismo tiempo se le debería tratar como una persona. Es como si animales y personas compartiéramos el mismo grado de dignidad al que se accede no por el hecho de ser humanos sino por otra razón. Paddington

Brian and Charles

Ciencia ficción Comedia
7.206

Después de un invierno especialmente duro, Brian entra en una profunda depresión; completamente aislado y sin nadie con quien hablar, Brian hace lo que cualquier persona haría al enfrentarse a una situación tan melancólica. Construye un robot....Brian and Charles CriticA: Jim Archer dirige su primera película y lo hace con una comedia con un estilo de falso documental donde seguimos a un hombre que vive solo en medio de la nada en Gales y se pasa el día inventando objetos raros con lo que tiene por casa. Un día decide hacer un robot para que le haga compañía y desde ese momento su vida no vuelve a ser la misma. Ésta es una película con un humor muy especial. Es una mezcla de humor absurdo y seco, que particularmente a mí me gusta, pero sé que no a todo el mundo le va a encantar. La pude ver en un cine bastante pequeño en Londres y las pocas personas que estaban en la sala no paraban de reír, pero creo que el resultado sería diferente en un país donde el sentido del humor sea completamente diferente. De todas formas, Brian and Charles no son solamente gags con influencias de "What we do in the shadows" o "Monty Python", sino que también tiene una buena ración de sentimentalismo y corazón. No va a ganar ningún premio por ser excepcional, pero su buena mezcla de comedia y drama, con un protagonista que sabe cómo jugar con la cámara y una duración perfecta para este tipo de historia, hace que este filme sea muy recomendable para echarse unas risas y, al mismo tiempo, sentirte bien con lo que nos cuenta..... Brian and Charles

El bebé

Comedia
6.7

Un examen explícitamente oscuro y divertido de la maternidad, desde la perspectiva de una mujer que no quiere ser madre.... El bebé Critica: Vamos que nos vamos. Esta serie me estrena HBO Max en la infamia en la que lleva Netflix instalada desde tiempos pretéritos. El NO-DO contraataca de nuevo, y esta vez me ha metido un torpedo en toda la línea de flotación. La serie empieza bien. Rollo anti-maternidad, más o menos grueso, más o menos sutil, pero en plan comedia gamberra. Vamos a reírnos de como los bebitos se comen nuestras vidas, nuestras relaciones, nuestras amistades, y nuestras almas. Cómo puede ser, con lo bonicos que son. Pues vale. No se esconde, y sabíamos a lo que veníamos. Pero entonces llega EL EPISODIO, que para mi será el último, porque no me gusta que me tomen el pelo. No recuerdo si era el quinto, o por ahí. Da igual. De pronto, la serie cambia el tono y se convierte en otra cosa. La cosa. La única cosa omnipresente que domina todas las plataformas. Eso de lo que acusábamos a Netflix, angelitos, pero que resulta, está en todas partes, a todas horas. Y se pone a saco. Se pone en serio. A tomar viento la comedia gamberra. Como una planta carnívora, te he atraído con ella hasta aquí, y ahora, toca cerrar las fauces. Cerrar muy fuerte. Rechinar los dientes, aplastar, deglutir, disolver -tu mente-. La estrategia no es nueva, Netflix era la experta en esto: mira esta serie de fantasmas, majo. En realidad te voy a meter dogma por un tubo. Mira esta casa encantada, ¿te mola? Rellena de dogma a tope. Como una empanada. Empanada de dogma. Porque claro, si no te la empano, no te la vas a comer. Que te conozco. Que solo quieres entretenerte y pasarlo bien. No quieres venir a la misa de diario, maldito... El bebé

Fiesta de Navidad en la oficina

Comedia
5.6

Cuando Carol Vanstone, directora general de Zenotek, una compañía tecnológica, expresa su intención de cerrar la sucursal de Chicago, dirigida por su hermano Clay, este y sus compañeros de trabajo organizan una fiesta de Navidad con el propósito de impresionar a un cliente potencial y salvar así sus puestos de trabajo. Pero la fiesta se sale de control… Office Christmas Party Fiesta Critica: Llegó la época navideña y con ella las típicas comedias que se suceden en esta temporada, es el caso de ‘Fiesta de Navidad en la oficina’, que parte de una historia ideada por los creadores de ‘The Hangover’, película que pretende ser muy transgresora e irreverente y lo consigue a medias. Fiesta Clay (T. J. Miller) es el jefe de una sucursal de Zenotec, empresa que se dedica a vender soluciones de tecnología y que Clay ha heredado de su padre, ante los bajos resultados de la compañía, su hermana Carol (Jennifer Aniston, quien funge como la CEO interina, decide cancelar los bonos de los empleados, despedir al 40% del personal y cancelar el festejo navideño de dicha sucursal, dejando en claro además la amenaza de cierre. Para evitarlo, Clay se apoya en su director de tecnología Josh (Jason Bateman) y su programadora Tracey (Olivia Munn), quienes buscan conseguir firmar a un poderoso cliente realizando la mejor de las fiesta navideñas en la oficina, pero las cosas no saldrán tan parecido a como lo tenían planeado. Fiesta Primero, hay que decir que en la primera mitad de ‘Fiesta de Navidad en la oficina’ la mayoría de los chistes y gags funcionan bastante bien, el conflicto es presentado de manera hábil y los personajes clave son presentados de manera contundente, pero cuando se desata la locura en la fiesta, todo se sale de control, incluyendo el relato. La película intenta ser transgresora pero se queda a medio camino y por el tramo final se pone demasiado solemne, dejando de lado la irreverencia prometida y sin decidirse del todo por seguir uno de los dos caminos, traicionando el espíritu inicial del relato y dejando en promesas algunas situaciones que prometían. Fiesta

Son como niños

Comedia
6.2

Después de muchos años, su antiguo entrenador de basquet muere y cincos amigos deciden pasar un fin de semanas -ahora con sus respectivas familias- en la casa donde celebraron, antaño, el campeonato. Grown Ups Son como niños Critica: Se le puede poner un siete a una película boba y simplona como esta? En mi humilde opinión, sí. No se puede medir igual una cinta de suspense o un thriller psicológico que un película de risa. Está claro que incluso ahí hay niveles, estando los Monty Phyton en lo más alto, pero vamos, que tampoco estamos hablando aquí de una tontuna de Eddie Murphy. Son como niños Dennis Dugan, director de confianza de Adam Sandler, se pone aquí detrás de las cámaras, aunque lo cierto es que tiene poco trabajo. Aquí no hay montaje, iluminación, ni nada que recuerde al concepto más puro del cine. Dugan solamente deja hacer a su repóker de actores y poco más. Trompazos, chistes escatológios y sexuales, tópicos requemados... Todo eso es lo que vemos en 'Niños grandes', una comedia hecha para gente que no exija ver obras maestras cada vez que le de al play. El guión es el típico de este tipo de comedias, aunque con ese clásico toque "revelador" que siempre aparece en la combinación Sandler-Dugan, que está de más, al intentar meterse en un mundo que no le corresponde. Son como niños Adam Sandler, ese actor que dijo que no era más guapo, más listo ni mejor actor que nadie, pero que sin embargo era multimillonario, nos demuestra aquí el motivo. Se rodeo de sus amigos para formar el quinteto inicial de la película y pone a otro de ellos detrás de las cámaras. Todos saben lo que deben hacer. Rob Schneider, un apasionado de los papeles extravagantes, cumple en su sitio, aunque es el más discreto. Chris Rock, al que normalmente detesto, aquí está bastante bien, posiblemente porque es el que menos importancia tiene. David Spade, otro de los actores de la inagotable cantera de 'Saturday Night Live', sorprende para bien, siendo el personaje más gracioso por sí mismo. Kevin James es sin duda el otro gran activo de la película. El tipo se siente cómodo siendo el gordito bailongo y se le ve muy natural haciendo lo que le gusta. Son como niños

Espectador profesional

Comedia
4.8

Eddie Krumble es un hombre relativamente feliz. Su trabajo consiste en aplaudir como público de programas de televisión y sitcoms. Pero un día las tornas giran y Eddie aparece delante de las cámaras en un talk show, logrando que sus 15 minutos de fama le den una vuelta completa a su vida: pierde su trabajo y su relación en ciernes con Judy, la joven de la que está enamorado. The Clapper Espectador Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Espectador Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Espectador