En el bosque

5.7
Versión moderna de varios cuentos de los Hermanos Grimm que entrelaza las tramas de algunas historias seleccionadas y explora las consecuencias de los deseos y las inquietudes de los personajes. Un musical que sigue los cuentos clásicos de Cenicienta (Anna Kendrick), Caperucita Roja (Lilla Crawford), Jack y las judías mágicas (Daniel Huttlestone) y Rapunzel (MacKenzie Mauzy). Todos ellos se combinan en una historia original que protagonizan un panadero y su esposa (James Corden y Emily Blunt), su deseo de formar una familia y su interacción con la bruja (Meryl Streep) que les ha echado una maldición. Into the Woods En el bosque Critica: Pese a no ser tan popular como otros musicales a este lado del Atlántico, Into the Woods es todo un clásico en Norteamérica, con canciones tan conocidas como “I wish”, “Children will listen” o “No one is alone”. Pero a pesar de las resonancias de esos temas, Into the Woods guarda, para quien no conozca demasiado el material original, suculentas sorpresas, empezando por el tono irónico de las partes más propias de Disney, y acabando por la oscuridad y la inclusión de ciertos temas “difíciles” en lo que es, sólo aparentemente, un cuento para niños (la muerte de los progenitores, el adulterio, la pobreza, la culpa…). Pero es que el tema central de esta pieza es, cuanto menos, curioso: el análisis de las consecuencias de los actos de varios de los personajes creados por los Hermanos Grimm, cruzados en una miscelánea musical tan fantástica como sombría. En el bosque Es en el equilibrio de esos valores donde la película encuentra su mayor dificultad. Con el paso de los años, he llegado a la personal conclusión de que Rob Marshall no es un director dado a la sutileza. Tuvo suerte en Chicago, una película relativamente sencilla en cuanto a planificación y montaje; en Memorias de una Geisha, el esteticismo de la fotografía y la banda sonora (ambas memorables) se tragaban por completo la historia; Nine es el ejemplo perfecto de una película fallida, un musical sin ritmo que desaprovechaba un reparto extraordinario; y no he visto la cuarta entrega de Piratas del Caribe por que la saga me cansó mucho antes, pero no creo que sea un prodigio de dirección. En Into the Woods, Marshall vuelve a errar en un montaje que no sabe dar dinamismo a una historia que por un lado pide a gritos diversión en su puesta en escena, y que por otro exige delicadeza en el sutil cambio de género y tono de su segundo acto. Y en esto, Marshall fracasa. En el bosque Pero gracias a un excelente reparto, a lo curioso y diferente de la historia, y a la maravillosa, como siempre, partitura de Sondheim, Into the Woods tiene sentido como entretenimiento, fábula y aventura. Es cierto que el tema de las consecuencias de los actos es tratado de refilón por la descompensación general de la segunda parte, pero sus actores, el detallado diseño de producción, y la música, mantienen a flote, y de sobra, la película. En el bosque
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 30/12/2019 1.88 GB 702 Descargar
Array 1080P Español Latino 30/12/2019 1.88 GB 178 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Ecos mortales

Fantasía Suspense
6.7

Este thriller romántico y sobrenatural cuenta la historia de una adolescente que vive en un mundo en el que los vivos y los muertos conviven tras la ruptura de la barrera entre ambas realidades. Tras años de tranquila convivencia, una de estas presencias fantasmales amenazará a la joven, que se verá obligada a emprender una misión que cambiará su vida para siempre. I Still See You Ecos mortales Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Ecos mortales Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Ecos mortales

Valiente

Acción Animación Aventura Comedia Familia Fantasía
6.9

Merida, la indómita hija del Rey Fergus y de la Reina Elinor, es una hábil arquera que decide romper con una antigua costumbre, que es sagrada para los señores de la tierra: el gigantesco Lord MacGuffin, el malhumorado Lord Macintosh y el cascarrabias Lord Dingwall. Las acciones de Merida desencadenan el caos y la furia en el reino. Además, pide ayuda a una sabia anciana que le concede un deseo muy desafortunado. La muchacha tendrá que afrontar grandes peligros antes de aprender qué es la auténtica valentía. Brave Valiente Critica: Empezaré diciendo que mi crítica ya la ha hecho Jordi Costa [1], mucho mejor de lo que yo podría hacerla. Su forma de ver la película es compartida por este humilde servidor, y es que parece que tras "Toy Story 3" se inició una absurda campaña de acoso y derribo contra Pixar por el bajón de "Cars 2" en 2011. Y es que si realmente "Brave" es tan 'menor', quizá es que se ha roto el hechizo, y sólo puede pensarse que las obras mayores del estudio no eran verdaderamente tan buenas. Pero la percepción de que la compañía está en horas bajas desaparece viendo su última fantasía, ideada por Brenda Chapman en 2008 bajo el título de 'The Bear and the Bow' y que tras un proceso de producción bastante accidentado llega ahora a los cines para quedarse en la retina del espectador de forma perpetua. Valiente Es de recibo destacar que "Brave" es el primer cuento de hadas de la compañía, lo que ha llevado a compararla con producciones de Disney como la reciente "Enredados". El problema es que la gente parece estar quedándose con que aquí aparece una princesa, cuando es un modesto y eficiente ejercicio que pone patas arriba los clásicos de la compañía del ratón (léase, "Cenicienta", "Blancanieves", etc.) de forma muchísimo más sutil que otro reciente éxito, "Encantada". Aquí la princesa no se queda esperando a la llegada de su príncipe azul, ni siquiera quiere casarse, sólo aspira a ser libre y a poder tomar decisiones por si misma. Por tanto no inventa la rueda pero desde luego si que es un giro -maravillosamente resuelto- en un guión modélico, en el que a pesar de caer en lugares comunes, propios de este tipo de cuentos de hadas, despunta por su inteligencia y la sensibilidad que demuestra en cada fotograma, llegando a poder compararse a la obra de Studio Ghibli más que al resto de películas de la productora o de la propia Disney, sin ir muy lejos. Valiente

Nora 

Comedia Drama
6.5

Nora tiene 30 años, vive con su abuelo argentino Nicolás y cuida habitualmente de los hijos de su amiga Meri. Escribe el horóscopo en la revista del pueblo, aunque su sueño es ser escritora de viajes. La muerte de su abuelo, le dejará en herencia un Dyane 6 viejo. Aunque conduce fatal, Nora se lanzará a hacer un road trip sin rumbo por la costa del País Vasco para acabar llevando las cenizas del abuelo al lado de la abuela. El camino pronto le enseñará que no es una viajera nata y que su sueño nada tenía que ver con ella, que sólo era una excusa para darse una oportunidad de ser libre, de crecer, de cerrar heridas y de, por primera vez, permitirse a ella misma ser feliz. Nora  Critica Nora tiene 30 años, vive con su abuelo argentino Nicolás y cuida habitualmente de los hijos de su amiga Meri. Escribe el horóscopo en la revista del pueblo, aunque su sueño es ser escritora de viajes. La muerte de su abuelo, le dejará en herencia un Dyane 6 viejo. Aunque conduce fatal, Nora se lanzará a hacer un viaje sin rumbo por la costa del País Vasco para acabar llevando las cenizas del abuelo al lado de su abuela. El camino pronto le enseñará que no es una viajera nata y que su sueño nada tenía que ver con ella, que solo era una excusa para darse una oportunidad de ser libre, de crecer, de cerrar heridas y de, por primera vez, permitirse a ella misma ser feliz. Quizá la escusa de realizar un viaje con las cenizas de algún familiar querido para encontrarte a ti mismo esta ya más que visto. Eso es lo que le ocurre a esta historia que tampoco destaca en un planteamiento ni divertido ni conmovedor. Con una estructura bastante plana vemos a la protagonista (que tampoco se puede decir que se gane la simpatía de nadie) ir de un lado a otro con un viejo coche hasta un lugar del país vasco francés. Durante el recorrido ira conociendo a algunas personas que tampoco resultan  demasiado interesantes, incluyendo a un exnovio al cual abandono. Las situaciones no terminan de enganchar inclinándose al aburrimiento, para terminar en un final más bien soso. Solo destacaría la actuación de Ane Pikaza que lo hace realmente bien, dándole al personaje el carisma que necesita aunque tenga comportamientos algo raros. Después de la gran repercusión que tuvo la anterior película de Lara Izaguirre "Un otoño sin Berlín", en la cual su protagonista  Irene Escolar, ganó el Goya a la Mejor Actriz Revelación. Nora se presentó en el Festival de San Sebastián del año pasado siendo su segundo trabajo como directora. El viernes 3 de septiembre de 2021 se estrena en cines. Nora 

North Hollywood

Comedia Drama
6.192

Años 90. Michael (Ryder McLaughlin), de 18 años, se encuentra en ese punto de su vida que todo estudiante debe afrontar: ¿y ahora qué? El joven está atrapado entre el camino que su padre (Vince Vaughn) quiere para él, y su sueño de convertirse en un skater profesional. Sus amigos le animan a alejarse del status quo pero, cuando Rachel aparece en su vida, Michael empieza a dudar de sus elecciones....North Hollywood Critica: *Todo por un sueño En North Hollywood, el protagonista de la historia, Michael (Ryder McLaughlin), tiene un objetivo bien claro tras graduarse en la escuela secundaria, convertirse en skater profesional. Sus amigos de siempre apoyan esa decisión, sin embargo, su padre (Vince Vaughn) solo ve esa práctica como una afición que le distrae de un futuro más prometedor y seguro. Para colmo, Michael está en esa época en la que cualquier factor puede desequilibrar su determinación y hacer que las dudas le asalten en cada momento; haciendo que se plantee si lo que hace es correcto o solo está perdiendo el tiempo. También, como no, está el tema amoroso. Y en este punto, Michael al fin toma la decisión de dar un paso y lanzarse con la chica que le gusta desde hace tiempo, Rachel (Miranda Cosgrove). Todo parece ir de maravilla, pues al fin ha conseguido la atención de Rachel, y de dos patinadores profesionales que pueden ayudarle a impulsar ese sueño de convertirse en un skater reconocido. Sin embargo, esto solo desencadena más confusión en la mente del joven. Y es que tras esto, Michael deja de por ejemplo de asistir a waterpolo y pasa por completo de buscar una universidad, para poder dedicar todo el tiempo a su objetivo, y a su novia. Esto provoca además que deje de lado a sus amigos Jay (Nico Hiraga) y Adolf (Aramis Hudson), a los que empieza a considerar un estorbo para sus planes. Como es de esperar, esto no les sienta nada bien, lo que ocasiona una incómoda tensión entre ellos. Tampoco le va bien en su relación con su padre, que intenta enderezarle sin ningún éxito, y parece que ambos solo se alejan el uno del otro cada vez más; sin llegar a entender el punto de vista del otro.... North Hollywood

Budapest

Comedia
5.7

Dos amigos con trabajos aburridos deciden convertirse en organizadores de despedidas de soltero en Budapest. Budapest Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Budapest Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Budapest

El dragón de la tetera

Animación Comedia Familia Fantasía
7.8

Narra los desafíos morales que surgen del encuentro entre un niño y un dragón que es capaz de hacer realidad los deseos....El dragón de la tetera Critica: ¿Qué obtenemos de la mezcla de Aladdin, Dragon Ball y un viaje de LSD? Este psicodélico y esponjoso dragón magenta llamado Long. Din es un joven universitario de clase obrera en China. Además de estudiar, trabaja haciendo entregas en moto y vive en un pequeño departamento con su madre. Él sueña con reencontrarse con Li Na, su amiga de la infancia, quien ahora es una modelo famosa. Un día llega a sus manos una tetera de la cual sale un dragón parlanchín dispuesto a cumplirle tres deseos. Obviamente el encuentro entre los jóvenes no se hará esperar, como así tampoco la aparición de villanos que quieran hacerse del utensilio mágico. Como vemos, la historia carece de originalidad, pero todo bien si a eso lo suple con otra cosa. Y lo hace. Es una película muy divertida, más allá de la torpeza y el humor físico que pueda aportar el joven protagonista, los creadores supieron reconocer que Robin Williams hubo uno solo y a Long le dieron un toque más adulto y sarcástico. Este genio animal juega constantemente con el tedio de su trabajo y el desprecio por la humanidad, a su vez que se maravilla con las nuevas tecnologías ya que no sale de su prisión hace varios siglos. El dragón de la tetera A pesar de su predictibilidad, es una trama muy bien llevada, con una buena cantidad de personajes más o menos interesantes y diversos, pero que se centra obviamente en este par de amigos nuevos, los cuales aprenderán uno del otro. Hay un sentido de fábula con búsqueda de moraleja, pero que tampoco es nada del otro mundo. Lo que más tiene para aportar son sus gags, sus colores fascinantes, la construcción de esta Shanghai moderna y el verosímil creado con un equilibrio entre el realismo por momentos y por otros lo caricaturesco que le permite romper ciertas reglas de la física sin que quede raro. En conclusión, no es para encontrar nada nuevo, pero si lo que se pretende es pasar un buen rato, cumple con creces.