Chef a domicilio

7.1
Tras perder su trabajo en un restaurante, el chef Casper comienza desde cero abriendo un negocio de comida en un camión. De esta forma intenta recuperar su vena creativa y mejorar su situación profesional en un momento en el que ha perdido todo el prestigio que tenía. Sin embargo, las circunstancias no se lo ponen nada fácil. Al mismo tiempo, el protagonista también intenta volver a juntar a su familia, de la que se había distanciado. Chef Critica: Tras una larga temporada a la sombra del blockbuster, donde entre otras cosas se encargó de reenganchar tanto a crítica como a público al universo Marvel con sus dos notables entregas de la saga 'Iron Man' (2008 & 2010), Jon Favreau se aleja (aparentemente) del circuito comercial para rodar una cinta que pretende emular las maneras del cine independiente estadounidense, pero recurriendo a modos, atajos y moralejas de gran estudio corporativo que sabe a ciencia cierta lo que espera el gran público de una historia inspiradora como la que aquí se narra. Su 'Chef' (2014) (o '#Chef', como se puede observar también en otros medios) es una película mucho más pensada que sentida, más de diseño que parida desde las entrañas, pero el oficio humorístico y la pericia narrativa de Favreau salvan de la quema a una película que, pese a todo, cae irremediablemente simpática. Chef La historia no es otra que la de un talentoso pero maniatado chef de cocina, divorciado y disperso como padre para más inri, que termina por ser despedido del prestigioso restaurante en el que trabaja. Una vez ha tocado fondo, tratará de resurgir de sus cenizas a través de un negocio de venta ambulante de comida rápida. Es fácil adivinar lo que se encontrará el espectador: redención profesional y familiar y la fructuosa búsqueda del sueño americano. Nada nuevo bajo el sol y ni un ápice de riesgo narrativo, formal o moral. Todo sigue estrictamente el manual del éxito del buen norteamericano, pero es de agradecer que, durante la mayor parte del metraje, su director no pretenda inculcarnos a machamartillo esa idea sino, simplemente, hacernos pasar un rato divertido. El espíritu lúdico del film no se eleva más allá de la comicidad funcional de película veraniega, pero logra que el respetable no sea duro (ni exigente) con ella y se deje llevar por la música, los olores y colores, y los ágiles diálogos que, sobre todo en su tramo inicial, ofrecen dinámicas conversaciones e ingeniosas réplicas. La nula inspiración que Favreau aporta tras las cámaras la compensa con su escritura y, sobre todo, con su indudable carisma, que en esta cinta explota como pocas veces hemos visto en pantalla. Es él el one man show que aporta, junto a un chisposo y recurrente John Leguizamo, la principal ración de ingenio del menú que propone el otrora director de 'Elf' (2003) o 'Zhatura, una aventura espacial' (2005). Por otro lado, cameos como los de Dustin Hoffman o Robert Downey Jr. obligan a paladear cada una de sus palabras, mientras que Sofia Vergara no merece apenas una mención positiva, convertida, junto a Scarlett Johansson, en mujer florero e improbable amante del personaje que interpreta Jon Favreau. Casi como anécdota, parece más una broma (in)voluntaria que un apunte dramático serio el hecho de verle rodeado (y deseado) por dos de las mujeres más explosivas del planeta. Chef
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 10/01/2020 1.70 GB 1238 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Magic Mike

Comedia Drama
6.1

Mike (Channing Tatum), un joven que persigue el sueño americano, tiene varios trabajos, pero el que más dinero y satisfacción le proporciona es el de stripper en el Xquisite, un club de Tampa para mujeres regentado por Dallas (Matthew McConaughey). En ese mundo Mike introduce a The Kid (Alex Pettyfer), un joven al que acaba de conocer. Allí The Kid descubrirá un trabajo donde todo es alcohol, mujeres guapas, sexo fácil y dinero rápido; en suma, un mundo adictivo pero peligroso. Magic Mike Critica: Quizás parezca extraordinario esto que diré, pero “Magic Mike” me ha gustado y bastante. Merece la pena, no por ver la sala de cine abarrotada de mujeres que desean ver a Channing Tatum en escena junto al resto del reparto ni por la escasez de varones heterosexuales en dicha sala, sino por la moraleja final que deja. Magic Mike Vale, es cierto, tampoco os voy a engañar y no os voy a mentir si os digo que es evidente que hay lo que todos sabemos, sí, pero no nos equivoquemos, Steven Soderbergh no es tonto y sabe que para ver únicamente a strippers despelotarse, mejor escoger otra película. Posiblemente el gran acierto de “Magic Mike” sea su forma de relatarnos el hecho de ver en qué consiste ser un stripper, la realidad a la que ha de enfrentarse cada noche, los objetivos de cada uno de los protagonistas y la preparación previa antes de empezar cada espectáculo. Que todo el mundo es prescindible por mucho que sea la estrella de la noche, porque al fin y al cabo, es un negocio. Y todo, absolutamente todo, se reduce a eso. La historia se centra en Mike (Channing Tatum), un stripper estrella en un club nocturno en Tampa, del cual es dueño Dallas (Matthew McConaughey). El propósito de Mike es ser stripper de forma temporal, siendo muy consciente de que sus planes de futuro pasan por poder llevar una empresa de muebles que él mismo fabrica artesanalmente y vende. Por lo que trabajar “en la noche” le proporciona el dinero suficiente para ir ahorrando e ir llevando poco a poco sus planes de futuro. Todo esto cambiará con la presencia de Adam (Alex Pettyfer), a quien conoce en la construcción y le ofrece la oportunidad de involucrarse en el mundo de los strippers. El problema será cuando Mike empieza a ver que quizás el nuevo fichaje no haya sido tan rentable como parece, causando más problemas de los que se imagina. Magic Mike

Kingsman: El servicio secreto

Acción Aventura Comedia Crimen
7.6

Un veterano agente secreto inglés (Colin Firth) debe entrenar a un joven sin refinar (Taron Egerton), pero que promete convertirse en un competitivo agente gracias a un ultra-programa de entrenamiento, al mismo tiempo que una amenaza global emerge procedente de un genio retorcido. Adaptación del cómic de Mark Millar y Dave Gibbons. Kingsman Critica: Pero no hay peligro. Aunque alucinarás. Ahora bien, se recomienda liberarse de prejuicios y de rebuscar críticas a la acción. Esa no es la manera de plantarse ante un Kingsman, hay que tener modales. Incluso con Sofía, aunque sea una tía muy cortante. Al principio puede temerse marginalidad a tope por ver a un chaval en un entorno macarrilla, y por otro lado, viendo a un snob tan estirado pues que tendremos que aguantar las chulerías de rigor, pero tampoco hay cuidado. Colin Firth sabe ganarse nuestro respeto. Kingsman También puede tenerse la impresión que te suene todo lo que sucede. Es verdad. Los planes de Samu, el señor Valentine, para entendernos, se me ocurre que son del tipo de aquel jefe de Spectra cuando se ponía tierno y empezaba a preocuparse por el ecosistema y a declarar la guerra al mundo, que no hacía más que contaminar. Qué tiempos. Así surgen las organizaciones secretas, para hacerles la competencia. Aquí pasa lo mismo, pero sin problemas porque la película va con la actualidad, sí señor, aire fresco, tiempos modernos: los políticos han desbancado a Spectra, jeje. Puede haber cosas vistas, por tanto, pero con un trato completamente diferente. O a otro ritmo. Kingsman Y es que alucinas con la disco y desde luego, con el ritmo. ¡Y qué bien se conecta con la perspectiva pop de los setenta! Desde Dire Straits a nuestros días con el tío ese que batió todos los records de salto desde la estratosfera con un equipo de astronauta, desde la estratosfera o desde por ahí arriba más o menos. ¡Cuántos satélites habrá en órbita ahora mismo! Los satélites no pueden faltar... ¿Los han recuperado para los nuevos guiones de espías o sencillamente es que ya forman parte de nuestro entorno natural como lo forma una tarjeta SIM? ¿Y el zapato con puñal? Señal que marcó estilo en su día. Kingsman: El servicio secreto Kingsman

La leyenda de Barney Thomson

Comedia Drama Suspense
6.2

Barney Thompson es un torpe y tímido barbero que trabaja en una peluquería de Glasgow. Lleva una vida mediocre de soltero empedernido, se siente ninguneado en el trabajo y en casa, donde debe lidiar con una madre dominante. Su rutina sufre un cambio inesperado el día que su jefe le comunica que lo va a despedir por su incompetencia y por su mal talante con los clientes. Es entonces cuando un homicidio involuntario lo convierte en el principal sospechoso de una serie de macabros crímenes, obra de un psicópata. Debido al acoso al que lo somete la policía, se ve obligado a mentir e improvisar para intentar librarse de semejante acusación. The Legend of Barney Thomson Critica: Una comedia a ratos, con personajes disfuncionales bien delineados, con algunos buenos diálogos, con situaciones que van de lo chocante, a lo hilarante, pasando por lo absurdo. No es un film equilibrado pero resulta prometedor por si el novel realizador decide continuar, deja destellos de buen alumno de la escuela británica (la mencionada Ealing, sumada a los más actuales Martin McDonaugh o Danny Boyle), añadiendo elementos de Tarantino o los Coen, en el primero la violencia atávica influenciada del western, y en los hermanos lo concerniente al cinismo, a su humor retorcido, a la flema y patetismo de los protagonistas, de hecho Barney puede ser un remanente de Ed Crane de “El hombre que nunca estuvo allí” (2001), derivando en una miscelánea recomendable y atrayente. Tiene su fuerte la cinta en su imprevisibilidad, en que sabe sorprenderte, con lo que gana al espectador que se mantiene atento al siguiente giro argumental, y sobre todo una espectacular fuerza de la naturaleza en la actriz Emma Thompson. Todo evoluciona en un aire naif, burlón, jocoso, en la construcción de personajes al borde de la caricatura, en un una estructura donde se dan cita la psicopatía, el patetismo, las batallas intestinas policiales, la amoralidad, los problemas laborales en la madurez, en un mejunje del que se extraen buenas sensaciones. Thomson En el relato hay momentos de risas, pero sobre todo de muecas de sonrisas, una simpática obra con la que pasaras un rato ameno, pero sin calarte, pero a la que le falta mala leche, mordacidad, arriesgar un poco para salirse de los lugares comunes. Hay humor ácido, agrio, grotesco, macabro, con sugestivos duelos actorales, los de Carlyle con Emma Thomson, o los de Ray Winstone con el propio protagonista. Una evolución salpicada de secuencias ingeniosas, pero en un todo orgánico irregular, no sabiendo a que tono decantarse, si por el de la comedia o el dramático, pasándose en algún momento de vuelta en su retorcimiento, además en su pese está un tramo final apresurado, hecho a empujones, aunque es impactante y turbador su descolocante clímax final, de claras resonancias a western mezclado con Tarantino. Thomson

La era de hielo 2

Animación Aventura Comedia Familia
6.6

La edad de hielo está llegando a su fin y los animales están perplejos ante los cambios y la situación de su nuevo mundo. Manny quizás ya esté preparado para fundar una familia, pero nadie ha visto otro mamut desde hace un montón de tiempo; de hecho, Manny cree que probablemente sea el último de su especie. Y así es, hasta que de forma milagrosa se encuentra con Ellie, el único mamut de sexo femenino que queda sobre la faz de la Tierra. Manny, Sid y Diego se dan cuenta rápidamente de que el calentamiento del clima trae consigo un gran inconveniente: una gigantesca balsa glaciar que contiene miles de litros de agua está a punto de romperse, amenazando a todo el valle. La única oportunidad de sobrevivir se encuentra en el otro confín del valle. Así que nuestros tres héroes, junto con Ellie, Crash y Eddie, forman el más insólito grupo familiar – de cualquier “edad” – cuando se embarcan en una misión a través de un escenario siempre cambiante y cada vez más peligroso hacia su salvación. Ice Age 2: The Meltdown La era de hielo 2 Critica: Desde hace más de sesenta años, los estrenos Disney son ansiados acontecimientos, a medias alimentados por la devoción de sus fans y por la publicidad orquestada por los propios estudios. Y hasta hace bien poco, nadie (salvo Don Bluth) se atrevía a soñar con participar de la gallina de los huevos de oro del largometraje de animación. Sólo Disney ofrecía el virtuosismo técnico y artístico y las moralizantes historias envueltas de candor y sentimentalismo que el público esperaba. La era de hielo 2 Así, durante décadas, los autores de dibujos animados que deseaban llegar al gran público (o sea, los de Hollywood) se dedicaban al terreno del cortometraje. En este campo, la competencia era mayor. El ratón Mickey, el pato Donald y el “lo que sea” Goofy se codeaban con el conejo Bugs, el pato Lucas y el cerdo Porky (nacidos de la mano de directores como Tex Avery, Friz Freleng y Chuck Jones y de la boca del actor Mel Blanc), con el gato Tom y el ratón Jerry (creados por William Hanna y Joseph Barbera), y con el Pájaro Loco (de Walter Lantz). La era de hielo 2 Las historias que todos estos personajes protagonizaban se caracterizaban por un ritmo endiablado y tenían un denominador común: la anarquía y la violencia, parámetros sorprendentes para unos relatos que se suponían dirigidos a los niños. El gag, motor de los cortometrajes animados, era básicamente gráfico y se sustentaba principalmente en tremendos accidentes que, debiendo de ser mortales de necesidad, nunca tenían consecuencias fatales salvo la humillación. El paradigma de sujeto sometido a tal tortura sistemática es el coyote, cuya primera aparición data de septiembre de 1949 en Fast And Furry-ous, de Chuck Jones, donde el mentado coyote, movido por el hambre, en un hábitat donde la comida escaseaba, se devanaba los sesos para dar caza a una presa inalcanzable, el correcaminos, pero sus vanos intentos siempre eran calamitosos para su integridad física y mental. La era de hielo 2

Zombie Camp

Comedia Terror
6.2

Tres Scouts, en la víspera de su último campamento, descubre el verdadero significado de la amistad cuando tratan de salvar a su pueblo de un brote de zombis. A la *&$%! con los Zombis Scouts Guide to the Zombie Apocalypse Zombie Camp Critica: Sin rendirse ante lo eternamente expositivo de su género, la iconografía zombie sigue buscando nuevas maneras de satisfacer al fandom y aquí lo hace con una nueva comedia proveniente esta vez de Christopher Landon, quien venía justo de realizar la más interesante de las partes de la celebérrima saga "Paranormal Activity". Aquí se presentan de nuevo todos esos elementos anexos a los muertos vivientes que han saturado la cultura pop, logrando algo de lo que adolecen muchas otras propuestas similares: un equilibrio medido entre comedia y horror, que convierte al film en un buen vehículo de disfrute tanto para quienes buscan un envoltorio de Serie B divertido y desprejuiciado, como para el que pretenda disfrutar del reverso más jocoso de ese tipo de productos. Landon apuesta por la extravagancia y el exceso en sus momentos clave, sin perder ni un ápice de sentido lacónico por el horror y bajo una acepción de la diversión que no falla en ningún momento. Zombie Camp La trama tiene la sencillez necesaria en este tipo de propuestas, encontrando aquí a un grupo de jóvenes scouts que se unen a una bella bailarina para combatir un incipiente apocalipsis zombie. El film tiene en su espíritu algo trascendental, como es su nexo de unión con el componente sarcástico con el que evolucionaría el terror de los 80. La estética pastel, el clásico retrato del paisaje rural americano, el auto-impuesto ingenuo valor de la amistad y la extravagancia desmesurada de su pasión por el género emparentan a la película con las festivas propuestas del Dan O´Bannon de "El Regreso de los Muertos Vivientes" o el Fred Dekker de "Una Pandilla Alucinante", cuyo ímpetu socarrón se reactualizará aquí con un enorme y meticuloso conocimiento de causa. El film de Landon nos dejará, además, la figura de la bella Sarah Dumont como neo-icono del género de impetuosa feminidad. Zombie Camp

La misión de Santa

Comedia
6.3

Llega la Navidad, pero Santa Claus se enfrenta a un completo desastre. Los 92 mil elfos que trabajan con él en su misión de llevar los regalos a los niños de todo el mundo han enfermado simultáneamente. La emergencia es total. Santa Claus no tiene elección y, en busca de aliados que le ayuden a preservar la magia de la Navidad, aterriza en pleno París. El choque de Santa Claus con el mundo moderno desencadena una imprevisible aventura. Santa & Cie Santa Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Santa Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Santa