Alvin y las ardillas: Aventura sobre ruedas

5.9
Tras una serie de malentendidos Alvin, Simon y Theodore piensan que Dave se va a declarar a su nueva novia en Nueva York... y por tanto se olvidará de ellos. Tienen tres días para llegar e intentar romper el "compromiso" y salvarse así de la pérdida de Dave. Alvin and the Chipmunks: The Road Chip Alvin Critica: Es cierto que no es bueno prejuzgar y que muchas veces nos estampamos con nuestros prejuicios para encontrarnos sorpresas. Esta película dentro de lo que cabe es una sorpresa por la razón de que la tercera entrega me pareció una de las peores películas por no decir la peor infantil de este siglo así que dentro de lo que cabe han superado a la espantosa tercera entrega aunque no logran salir a flote. Hace años que no veo las dos primeras pero recuerdo que algo de encanto tenían y me lo pasé bien lo más mínimo y justo pero lo suficiente como para recordarlas de buena manera. Walt Becker quien me hizo reír con Dos canguros muy maduros y Cerdos salvajes, aunque seamos sensatos no son buenas películas, dirige esta aparentemente quemada cuarta entrega donde el valor de la familia está más presente que nunca aunque la fórmula de destruir lo que viene para evitar la desunión familiar ya lo hemos visto en muchas películas. Tiene detalles sorprendentes e inesperados, momentos graciosos aunque evidentemente es una película donde los actores sobreactúan constantemente ya que la película no puede ser tomada en serio. Es entretenida y amena e incluso el número musical final me pareció entrañable y pegadizo. No es el horror que aparentemente pueda parecer pero tampoco es una película para salvarla y no pongamos de excusa que es infantil, que hay un porrón de películas infantiles mejores que esta y que no toman al espectador por estúpido sea grande o pequeño. Regular. Alvin Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Alvin Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Alvin
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Array 1080P Español Latino 27/02/2020 1.40 GB 993 Descargar
Array 1080p Dual Español Latino 27/02/2020 1.40 GB 292 Descargar

Ver online

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total de visitas Ver Online
CineStart 720p latino - - 2 Ver online
CineStart 720p ingles - - 0 Ver online
CineStart 720p castellano - - 0 Ver online

Comentarios

También te puede interesar

Una navideña historia de Navidad

Comedia Familia

Sigue a Ralphie, ahora adulto, que regresa a la casa en la calle Cleveland para darles a sus hijos una Navidad mágica como la que tuvo cuando era niño, reencontrándose con amigos de la infancia y reconciliando el fallecimiento de su Viejo....Una navideña historia de Navidad Critica: prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos .... Una navideña historia de Navidad

Die in a Gunfight

Acción Comedia
5.4

Ben, un joven obsesionado con la muerte y propenso a las peleas, se enamora de Mary, la hija del enemigo de su padre al más estilo de Romeo y Julieta. Ambos jóvenes comparten el deseo por liberarse de la estricta vida en la que sus padres les han encerrado y la pasión que sienten el uno por el otro hace explotar la situación. Por la lucha para estar juntos, se enfrentarán a una industria plagada de espionaje corporativo y rivalidad entre sus padres...Die in a Gunfight Critica: una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia..... Die in a Gunfight

Batman y Harley Quinn

Acción Animación Aventura Ciencia ficción
6.2

Batman y Nighwing deberán unir fuerzas con Harley Quinn para frenar la amenaza global de Hiedra Venenosa Batman y Harley Quinn Critica DC Comics debería replantearse si realmente le conviene seguir realizando producciones animadas. En los años 90 cosechó un gran éxito con la serie animada y desde entonces ha ido presentando una larga lista de producciones más o menos acertadas. Además, consiguió una notable consideración con la realización de una película 2 en 1, como fue Batman: El regreso del Caballero Oscuro. El año pasado Sam Liu, responsable de esta Batman y Harley Quinn, se encargó de la dirección de La broma asesina, la adaptación a la pequeña pantalla de uno de los cómics más célebres de Batman. En ella se nos narró una versión novedosa del Joker de la que ya conocíamos anteriormente de otras películas. Independientemente de que gustara o no, causó una gran expectación entre los fans de Batman. Con todas estas películas animadas de los últimos 15 años, DC ha conseguido crear unos seguidores muy concretos a este tipo de producciones dentro de un universo (digamos paralelo) al de los cómics y novedoso respecto al de las grandes producciones cinematográficas. No es casualidad que la mayoría de fans de estas películas animadas sean los más acérrimos de los cómics originales. Pero es cierto que puede ser que una cosa quite la otra, que ser fan de las grandes producciones de DC y gran admirador del Batman cinematográfico no implique ser seguidor de este tipo de producciones menores. Ahí estoy yo. No me gusta la serie animada, no me gustan estas películas animadas, y en cambio, me gusta Batman. Me derrito de placer viendo la trilogía del Caballero Oscuro, admiro el Batman de Tim Burton, e incluso puedo defender el de Joel Schumacher aunque me lluevan tomatazos. Hasta encuentro gracioso el Batman del 66. He de reconocer que estas películas animadas aportan una nueva visión al Batman que estamos más acostumbrados, al Batman que vende, al Batman comercial. Quizá no sean innecesarias, pero tienen algunos errores de base que se repiten constantemente en cada una de sus películas. Batman y Harley Quinn se nos presenta como una película para adultos. El error reside en intentar ejecutarla con un argumento y guion infantil y tan simple como Escuadrón suicida, para compararla con otra producción DC. La contradicción es notable. Si se incluye sangre y según que imágenes más restringidas para el público infantil, no puede ir acompañado de un final Disney. Ni siquiera de ese humor chirriante y sin gracia. El doblaje de Batman en español merece una consideración aparte. A su favor diré que parece sacada de la serie original de los 90, con lo que los fans que disfrutaron de ella recordarán viejos tiempos. Les puede traer nostalgia. El resto, abstenerse. Cuando DC decida realmente a qué tipo de público van dirigidas estas producciones habrá dado un gran paso. Mientras tanto, se nos presentarán películas para ver en la hora de la siesta. Si siguen así, más vale que inviertan el dinero en mejorar las producciones cinematográficas. Tengo fe, y por ello, me considero un Batfan. Batman y Harley Quinn

Amor en obras

Comedia Romance
6.6

Cuando Gabriela, una ejecutiva de San Francisco, gana un hotel en Nueva Zelanda, dejará atrás la vida en la ciudad para restaurar la propiedad con ayuda de Jake Taylor, un apuesto contratista. Amor en obras Critica *Falling inn Love (Amor de Posada) Para que nadie pierda el tiempo y antes de comenzar con este pastelito rosa, totalmente repleto de calorías y grasas saturadas, solo les advierto y después decidan, que no es ni más ni menos (siendo benevolente), que cualquiera de las películas de sobremesa de los fines de semana, en cualquier canal en abierto, ahora suelen ser preferentemente, de origen teutón. Dicho queda y sigo. Chica americana, joven y guapa, en paro y sin pareja (lo del ex novio de la niña, es para que pase a los Anales del Cine), es agraciada (manda eggs), con un hotel en Nueva Zelanda. ¿Sigo? El hotel está medio en ruinas, pero ello se afana en restaurarlo. Eso sí, previamente ha conocido al soltero de oro del lugar Jake (Adam Demos), que por un nuevo azar del destino, es contratista. No sabemos si estamos en Nueva Zelanda o en Disney World; todo el pueblo es maravilloso, desde el galán hasta la supuesta mala de la película. No faltan la pareja enamorada de gays, que la reciben con los brazos abiertos, el dueño del Bricomart que está loco con ella, porque en vez de Norman lo ha llamado Norm, la dueña del Vivero que parece su madre o su hermana y hasta una cabrita que se lleva la mitad de la película dando calor. Para que todo no sea felicidad, al pobre galán se le murió la novia hace tres años y además encuentran unas cartas de amor dentro de un tabique e investigan si pudo ser de la anterior dueña de la casa. Gotas de humor (se rompe un grifo, se cae una puerta o el chillido que pega la nueva dueña del hotel cada vez que ve a la cabrita), y sinceramente mejor me callo, porque me estoy conteniendo y bastante enfadado ando con los amigos de Netflix, a los cuales suelo defender a ultranza, pero queridos, lo defendible, no lo totalmente indefendible, que no soy espartano. *La afortunada y el contratista Gabriela, la afortunada, (Christina Milian), excelente cantante de R&B (para esto tenemos un experto en Cinemagavia, pero bueno, con tu permiso Fran); una especie de música jazz, movidita y con ritmo). Como sin con un par de participaciones intrascendentes en el cine, llega Mediaset y pone a Rosa López a interpretar la segunda parte de Love Story (1970), pero además, pasada por el filtro de Esta casa es una ruina (1986) y Bajo el sol de la Toscana (2003). Zapatera a tus zapatos, por Dios, que te llevas toda la película chillando, poniendo caritas y luciendo tipito. Pésima en la presunta parte cómica y horrible en la presunta parte dramática, al menos podías haber cantado algo, querida. Jake, el galán contratista (Adam Demos), actor australiano de televisión, su primer papel protagonista en una cinta; Lo siento, pero más de lo mismo y además este no canta, júzguenlo ustedes, le deseo lo mejor. *El que pasaba por allí El director (Roger Kumble), estadounidense; guionista (no aquí), director de cine y dramaturgo. Con dos obras curiosas en su haber, o al menos no desdeñables; Crueles Intenciones (1999) y La cosa más dulce (2002). Un drama adolescente, con una maquiavélica apuesta y una simpática comedia, que se apartaba un poco de los cánones tradicionales. Querido, ni Netflix ni San Netflix, que no me creo, que no supieses a donde iba destinado, el medio engendro que estabas realizando. Amor en obras Con un guion digno de Ed Wood en su peor momento, unos actores pésimos (córcholis, hasta los secundarios, solo se salva la cabra), un montaje hecho por tu peor enemigo, y lo peor de todo, querido, que consigues justo el efecto contrario que buscas, casi hacer llorar cuando pretendes hacer reír y viceversa. Y por Dios Roger, ¿No había más estereotipos que añadir a tu flamante cinta?. *Conclusión Hoy lo siento, queridos navegantes. No voy a recomendar que vean Amor en obras o Falling Inn Love (su título en Inglés). Hagan lo que estimen conveniente. Amor en obras es un despropósito de principio a fin, la presunta comicidad es nula y hasta absurda y la presunta parte dramática, la he visto mejor en Torrente (1998). Tirón de orejas y gordo a los últimos estrenos Netflix, ya sean producidos o distribuidos, no sé que ha pasado, pero parece que el capricho de Scorsese de 3 horitas y 160 millones de dólares, ha dejado las cabezas de los altos ejecutivos de la plataforma tan vacías como sus arcas. Amor en obras

Rompiendo las normas

Comedia Drama Historia
6.4

Año 1970. El certamen de Miss Mundo se celebra en Londres presentado por Bob Hope, leyenda de la comedia estadounidense. En ese momento Miss Mundo es el programa de televisión más visto en el planeta, con más de 100 millones de espectadores. En pleno directo el recién creado Movimiento de Liberación de Mujeres invade el escenario e interrumpe la retransmisión afirmando que los concursos de belleza degradan a las mujeres. Así, de la noche a la mañana, el Movimiento se hace famoso... Al reanudarse el programa, la elección de la ganadora provoca un nuevo gran revuelo: no es la favorita sueca, sino Miss Grenada, la primera mujer negra en ser coronada Miss Mundo. En cuestión de horas, una audiencia global fue testigo de la expulsión del patriarcado del escenario y del nacimiento del nuevo ideal de belleza occidental....Rompiendo las normas Critica: Misbehaviour (Rompiendo las normas) trata de 50 mujeres que intentan cumplir su sueño en el festival Miss World de 1970, entre las que se encuentran dos mujeres negras (las primeras de la historia en participar), Jennifer Hosten (Gugu Mbatha-Raw) y Pearl Jansen (Loreece Harrison). La primera de Granada, la segunda de África del Sur (Que no Sudafrica, puesto que enviaron a una chica blanca y a otra negra). Pero claro, hablando de los años 70, la película trata del feminismo radical, del apartheid, del racismo y toca muchísimos temas que no se pueden abarcar en tan poco espacio de tiempo. Este es un error de la película, ya que van saltando de un lado a otro sin centrarse en un tema concreto y hace que sea difícil empatizar con alguna de las protagonistas. En la película incluso se llega a tocar la parte de cómo a última hora entró un nuevo juez de Granada en concurso, y muchos tildaron esta decisión, junto con la victoria de la concursante de Granada como un "tongo", e incluso hubo protestas y manifestaciones gritando Sweden, Sweden. Toda la parte del apartheid y del racismo, la verdad es que me ha gustado bastante, pero luego está el tema del feminismo radical, en el que unas mujeres intentan boicotear el concurso y dañar los sueños de las concursantes. Aquí la película es benevolente con ellas, la realidad es bastante diferente y no es contada en la película.... Rompiendo las normas

Destrucción: Los Angeles

Acción Aventura
3.8

Una erupción volcánica y un repentino terremoto devastaron a Los Ángeles, y el reportero John Benson lo aprovecha una vez en la vida para cubrir las últimas noticias del epicentro O puede elegir reunir a su familia en medio de un pandemonio y llevarlo a un lugar seguro. Destruction Los Angeles Destrucción Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Destrucción Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia. Destrucción