A traición

7.1
Grace (Crystal Fox) es una mujer fuerte y madura que confiesa haber asesinado a su marido. Una vez en la cárcel, después de haberlo perdido todo, será su joven abogada (Bresha Webb) quien decida averiguar la verdad sobre Grace, ya que su historia esconde múltiples secretos. Thriller policiaco y judicial que escribe y dirige el también actor Tyler Perry. A traición Critica *Mirando hacia atrás con prisas A traición hace uso y abuso de la técnica del flashback a través de la narración tanto de Grace como de su amiga Sarah (Phylicia Rashad). Todo ello con la intención de resolver lo que parece un complicado puzzle. Sarah nos contará como Grace se divorció de su primer marido, y la propia Grace, por su parte, hará lo propio sobre cómo conoció a su segundo marido, Shannon (Mehcad Brooks), y su asesinato. El problemas para el espectador es que el espacio que ocupan los flashback es demasiado elevado, estando desproporcionados respecto a la duración de la película. Otro problema de esta estructura de flashbacks es el cambio de tono de la historia. Lo que hasta entonces era un thriller se convierte en una especie de drama romántico salpimentado aquí y allá de aderezos de sabor a culebrón. La narración además es pedestre, y parece desaliñada y ramplona. Tyler Perry ha comentado que A traición se rodó solamente en cinco días, dato bastante coherente con el hecho de que todo se ha rodado y contado de forma descuidada, a salto de mata, y sin mucha atención al detalle. Además, la mixtura de los diversos tonos acaban despistando sobre el carácter de lo que estamos viendo. Paradójicamente, a pesar de las prisas que parece que tuvo el rodaje, la narración se hace relativamente lenta, acelerándose solamente hacia un final con el as en la manga de un giro sorprendente. *El toque humano A traición tiene el punto a favor de tratar algunos aspectos desde el punto de vista humano más que criminal. El principal de ellos podría ser la difícil situación de una mujer de mediana edad que está saliendo de un divorcio, cuyo ex marido se ha casado con su redomadamente joven secretaria, y que tiene la autoestima destrozada. La propia Grace cuenta cómo conoció a Shannon, un guapo y joven fotógrafo con el que comienza a mantener una relación hasta llegar a casarse de nuevo. Tras la boda, el status quo da un vuelco. Shannon empieza a comportarse como un auténtico cernícalo y en el trabajo Grace es acusada de cometer un grave desfalco del que ella es inocente. Grace comienza a sentir un imparable y creciente sentimiento de humillación. Cuando el relato de las pasadas penas de Grace concluye se da, más o menos, carpetazo a la parte «culebronesca» de la película. Grace, que cuenta todo esto desde prisión, decide ir a juicio y no aceptar el trato con la fiscalía. Aquí empieza otra vertiente más, la de un azaroso drama jurídico. El problema está en que A traición, llegada a este punto, se basa más en el emotivismo más evidente que en la razón o el rigor jurídico. Tyler Perry insiste en pespuntear la historia del drama más ramplón, en lugar de optar por insuflar tensión. Algunos alegatos y situaciones son de lo más delirantes. Al menos, los últimos veinte minutos sí que tienen algo de mordiente. *Las caras de ‘A traición’ A poco que escrutemos las actuaciones nos daremos cuenta de que tampoco hay mucho donde rascar, aunque no es lo peor de la película. Lo más destacado es el desempeño de Crystal Fox como la sufridora Grace, que ofrece una semblanza verosímil de mujer madura en un duro trance; algo de su dolor se nos hace verídico. Bresha Webb hace que la abogada Jasmine sea entusiasta solo a ratos, sin ofrecer nada destacable. Es original que este papel sea, no sé si adrede, algo desmitificador. No es una superabogada, de clarividencia y retórica incontestables; se trata de una letrada novata, insegura y algo torpe que consigue nuestra empatía a base de parecer un desdibujado David que se enfrenta a un gigantesco y pétreo Goliath. En cuanto a Phylicia Rashad, su papel de Sarah es más complejo de lo que en un principio se supone, pero el deje de abuela bondadosa carga un poco. Mehcad Brooks ha de lidiar con un personaje un tanto ingrato, pero con un potencial que no acaba de explotar. Está pasable, pero cierta chulería acaba lastrando el resultado final. El responsable último de A traición, Tyler Perry, también tiene un pequeño papel. Concretamente se mete en la piel de Rory, el cenizo y desdeñoso jefe de Jasmine, que se caracteriza por la manifiesta falta de fe en la abogada. Tyler Perry también es el guionista y director. En EE.UU su trayectoria, sin llegar a una gran relevancia, es larga. Se basa esencialmente en una serie de comedias cuya protagonista principal es el personaje de Madea, una matriarca sureña que se ve envuelta en líos varios y que el propio Perry también dirige y protagoniza. Otra característica de sus trabajos es el protagonismo de personajes afroamericanos. *Conclusión A traición es más un drama romántico adulto que se pone la careta de thriller y que no alcanza fuste en ninguno de los dos géneros. Juega con las bazas del mantenimiento de la incógnita hasta el sorprendente final y con la posible empatía que nos puedan causar algunos personajes. Sin embargo una mediocre realización, un guion deficitario y unas actuaciones solo apañadas lastran todas las buenas intenciones. Puede ayudar a solventar alguna sobremesa sin demasiados problemas, pero está lejos de situarse en la zona de interés de las películas de Netflix (zona ya un poco empequeñecida). A traición
<

Descargar

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Torrent 1080p Dual Español Latino 09/02/2022 1.93 GB 230 Descargar
Torrent 1080p Dual Español Castellano 09/02/2022 1.93 GB 83 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Brooklyn: Una nueva vida

Drama Romance
7.3

En los años 50, la joven Eilis Lacey decide abandonar Irlanda y viajar a los Estados Unidos, concretamente a Nueva York, donde conoce a un chico del que se enamora. Pero un día, a Eilis le llegan noticias de un grave problema familiar y tendrá que decidir entre quedarse en su nuevo país o volver a su tierra natal. Brooklyn Brooklyn: un nuevo hogar Critica: No voy a extenderme mucho. Empezaré diciendo que el nuevo trabajo del irlandés John Crowley es de todo menos original, seamos sinceros. La premisa del emigrante la hemos visto mil veces en todas sus variantes, y su desarrollo tampoco es innovador. Aun así, si estás dispuesto a sentarte durante casi dos horas ante una película bastante tradicional, hay que admitir que "Brooklyn" funciona, y bastante bien, gracias al detalle con el que se trata la historia, a su gusto exquisito en cada paso que da, a su firmeza a la hora de evitar el melodrama y, sobre todo, a la maravillosa construcción de personajes, todos ellos tridimensionales, incluso los que hacen apariciones breves. Técnicamente es igual de conservadora, pero todo (la fotografía, la dirección artística, el vestuario, la banda sonora...) rebosa elegancia y buen hacer por los cuatro costados. Brooklyn Pero el gran punto fuerte de "Brooklyn" está en las interpretaciones, sin ninguna duda. Todos los actores están magníficos, pero si alguien merece especial mención es Saoirse Ronan, una chica que llevaba años siendo una promesa y que por fin se reivindica a sí misma como una de las mejores actrices de su generación. A lo largo de la cinta, su Eilis pasa de ser una niña frágil, sensible y confiada a una mujer adulta, orgullosa e independiente, y esta evolución es creíble gracias a su madurez interpretativa, a su capacidad de dar vida a un personaje mucho más complejo y matizado de lo que puede parecer a simple vista. Es una de esas actuaciones con las que llueven (merecidos) premios y nominaciones. Brooklyn En resumen, "Brooklyn" no es la panacea que me habían prometido, más que nada porque no arriesga en ningún aspecto, de tal modo que si solo valorara la originalidad tendría que suspenderla, pero lo cierto es que tampoco comete errores. Es un trabajo que pisa sobre seguro y toca todos los palos a los que se acerca con seguridad y solvencia. Es sencilla, contenida y sobre todo, efectiva. Si te gusta este tipo de películas, probablemente te encante "Brooklyn". Brooklyn

Guerra oculta

Acción Suspense
7.074

Un grupo de oficiales con base en un laberinto ultrasecreto debe luchar por sus vidas contra Hatchet, un brillante e infame preso altamente peligroso. Cuando escapa, se convierte en una amenaza de consecuencias nefastas y de largo alcance....Guerra oculta CriticA: esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.... Guerra oculta

Bajo la misma estrella

Drama Romance
7.6

A pesar de que un milagro médico ha conseguido reducir su tumor y darle unos años más de vida, la adolescente Hazel siempre se ha considerado una enferma terminal. Sin embargo, cuando el joven Gus entra a formar parte del grupo de ayuda para enfermos de cáncer juvenil, la vida de Hazel se transforma por completo. The Fault in Our Stars Bajo la misma estrella Critica: Es muy buena para empezar por la interpretación de Shailene Woodley. Me he quedado bastante alucinada con esta chica a la que hasta ahora solo había visto haciendo de Tris Prior en Divergente. Me ha convencido totalmente como Hazel, de hecho le ha dado aún más vida al personaje de la que tenía en el libro. Hacía mucho que no veía a una actriz llorar de manera tan creíble sin hacer estúpidos pucheros. Llorar sonriendo, con la cara colorada del calor y la emoción. Hay muchas oscarizadas a las que todavía no he visto haciéndolo sin que me den más risa que lástima. Toda una revelación, y mira que amo a Jennifer Lawrence, pero si ahora mismo tuviera que apostar por una sola futura gran actriz votaría por Shailene. De hecho Ansel Elgort queda un poco deslucido a su lado. Le da a Augustus sus toques de inocencia, inteligencia y sarcasmo pero en ciertos momentos se quedaba muy corto frente a su compañera. Aun así, la química entre ambos era más que notable. Bajo la misma estrella Es muy buena para seguir por la sencillez con la que está hecha, igual que el libro, que si enamoró tanto, creo yo, fue por la manera tan natural con la que retrató la historia de una chica con cáncer que se enamora. Esas escenas sin pretensiones, esos diálogos pausados, donde no se dice nada de falsa trascendencia, sino que simplemente suceden... Un chico y una chica hablando. Punto. Quedándose colgados del móvil hasta la madrugada, mostrándonos el más puro reflejo del amor adolescente. Pues para mí, eso es cine. Bueno, vale, hacia el final quizá se usen un par de artificios para hacer llorar, pero me da igual, se lo perdono. Ya iba a llorar de todas formas, y por otro lado tampoco creo que se pueda retratar una historia como esta de una manera más frívola ni más "natural". ¿Qué es natural? No sé, si hay quien piensa que una situación como la de la película no tiene por qué ser tan lacrimógena, igual es que no ha pasado por muchas parecidas. Bajo la misma estrella Y para terminar, es muy buena por los secundarios, en especial Laura Dern y Willem Dafoe. Es muy buena por el guión y algunas de sus genialidades. Es muy buena por las estrellitas del final, por ese paseo por Ámsterdam, por los discursos pre-funerales, porque me recordó mi primera cena en pareja en un restaurante de calidad siendo todavía casi una niña, donde me llenaban la copa antes de que se terminara y ya no sabía si tenía que dar las gracias o no. Es muy buena porque el evento más importante de toda la película no sucede ante nosotros, simplemente lo dicen sin pena por desaprovechar la oportunidad de sacarse otra escenita de la manga, y ahí sí que se podían haber metido artificios lacrimógenos fáciles. Es muy buena porque es una putada contada desde el extremo más dulce del realismo sin caer en las grandes dosis de azúcar. Es muy buena porque no aparecen transformers, ni vampiros, ni superhéroes, ni institutos, ni zombies, ni demás ingredientes supuestamente necesarios para dar el pelotazo. Bajo la misma estrella

Tres metros sobre el cielo

Drama Romance
7.8

En Barcelona, dos jóvenes que pertenecen a mundos opuestos se conocen. Ella, la dulce Babi, es una chica de clase alta que vive en un entorno tan protegido como poco excitante. Él, Hugo, conocido como el duro "H", es un chico impulsivo e irresponsable, aficionado a las peleas y a las carreras ilegales de motos. Esta es la crónica de un amor inicialmente imposible que arrastrará a ambos a un frenético viaje iniciático a través del cual descubrirán el amor....Tres metros sobre el cielo CriticA: La pedantería más vomitiva y el más odioso macarrismo se unen en esta película imposible sobre el amor adolescente. Con la mayor cantidad de clichés por minuto que puedan contarse, Fernando González Molina, aquel que ya demostró sus grandísimas dotes para la dirección (nótese la ironía) en Fuga de cerebros, nos cuenta una historia, que cae por su propio peso, que no tiene ni pies ni cabeza, y que, bajo ningún concepto es posible creerse un ápice de esa sarta de diálogos sin sentido que algunos se atreven a llamar guión. Mario Casas, es, o mejor dicho, se hace (porque cuidado, era un chico de matriculas de honor) un macarrilla por diversos motivos familiares. Entonces, tras salir de un juicio en el que se le condena a pagar una multa por una agresión, coge su moto y sale a correr por las calles de Barcelona hasta que ve a una chica en un coche a la que llama fea. En ese momento, al muchacho se le va el cabreo y se encapricha de la riquita mimada (no me pueden decir que no es bonito). Empezando el tema así, no hace falta contar más de la película para imaginarse hasta que punto llega la chulería de él o lo irritante que puede resultar las tonterías de ella. Pero lo realmente irritante, es que María Valverde tenga que esperar a este tipo de películas para hacer una actuación decente. Posiblemente su mejor trabajo desde La flaqueza del bolchevique, una inspiradísima Valverde consigue hasta hacerte creer que puede llegar a sentir algo por semejante patán, un Mario Casas, que parece pensar que por sonreír a la cámara mientras entrecierra los ojos puede convencernos de su pésima actuación.... Tres metros sobre el cielo

Orgullo y prejuicio

Drama Romance
7.9

Las cinco hermanas Bennet han sido criadas por una madre obsesionada por encontrarles marido. Pero una de ellas, Lizzie, inteligente y con carácter, desea una vida con perspectivas más abiertas, un anhelo respaldado por su padre. Cuando el señor Bingley, un soltero rico, y su círculo de sofisticados amigos se instalan en una mansión vecina para pasar el verano, las Bennett se entusiasman con la posibilidad de encontrar pretendientes. En el baile de bienvenida, Lizzie conoce al apuesto y elegante señor Darcy, pero, a primera vista, le parece demasiado orgulloso y arrogante. Pride and Prejudice Orgullo y prejuicio Critica: En España no fue recibida con entusiasmo, pero en el resto del mundo la crítica se arrodilló. No es para menos, objetivamente, la ópera prima de Joe Wright es escandalosamente brillante. La mayoría de espectadores no se fijan en la labor del director (en el caso de que sepan que una película no la hacen sólo los actores). Pero cualquier cinéfilo no podrá evitar extasiarse con la orgía cinematográfica que supone el visionado de "Orgullo y prejuicio". Cada escena nos muestra imágenes variadas y siempre bellas y expresivas, que para colmo están al servicio de la narración, algo que Wright conjuga con sorprendente maestría. Como ejemplo de esta maestría, la escena del segundo baile está rodada en un plano secuencia en la que la cámara deambula por todo el salón asistiendo a las anécdotas de los personajes, siguiéndolos, perdiéndolos y reencontrándose con ellos en una secuencia de milagrosa planificación. El talento de Wright no se queda en una sola escena sino que toda la película está plagada de imágenes arriesgadas, desde planos en los que vemos el sol a través de los párpados de la protagonista hasta elipsis temporales desde un columpio. Lo dicho, increíble. Orgullo y prejuicio Pero si "Orgullo y prejuicio" es una de las películas más perfectas de la historia del cine no lo es sólo por cómo está filmada. El reparto es espléndido. Hay gran cantidad de personajes secundarios y todos ellos están muy bien escritos e interpretados con gran talento por lo mejor de la escuela británica. Pero, por supuesto, también hay una protagonista, y la de "Orgullo y prejuicio" traspasa la pantalla en una interpretación memorable, de una sinceridad y transparencia que emociona hasta la médula. Esto demuestra que Keira Knightley no sólo es una de las actrices más bellas del mundo, si se le da un buen papel y se la dirige con talento es capaz de grandes logros. Orgullo y prejuicio

Un holograma para el rey

Comedia Drama
5.9

Alan Clay (Tom Hanks) es un empresario estadounidense que, huyendo de la recesión, se traslada a Arabia Saudí, donde la economía se encuentra en pleno auge, para salvar su situación económica y poder mantener unida a su familia. Ein Hologramm für den König rey Critica: Érase una vez un oficinista en el desierto. Le habían criado para disfrutar del dinero, de su casa, de su mujer, de las cosas sencillas pero banales con las que solemos construirnos algo parecido a una identidad, o un sitio al que llamar "hogar" de vez en cuando, al que volvemos y en el que nos hemos escapado del mundo exterior. Pero, a veces, estamos tan ocupados construyendo esa identidad tan parecida a la del vecino, que demasiado tarde nos damos cuenta de que no nos satisface. rey Por eso viajó a un país lejano, por eso y porque no tenía otra opción, en un mundo cambiante y globalizado en el que cada vez las distancias culturales se vuelven más cortas, mientras que las personales no paran de aumentar. Allí le dijeron que tendría que esperar a un rey, él, un extraño en camisa y corbata, como si en vez de eso fuera un príncipe de tierras lejanas que viene a ofrecer sus tesoros a un poderoso soberano. Y es que las fronteras entre realidad y fantasía son muy difíciles de bosquejar cuando en medio del desierto abundan los edificios vacíos y monolíticos, llenos de silencio y oropeles, como templos esperando a creyentes que los habiten. rey La maldición de (despertarse a) las 9:30 le hacía faltar a sus labores, pero no importaba: el Rey vendrá mañana, otro día preparándose para algo que nadie sabe si existe. Y mañana, y mañana, y mañana. El sol no dejaba de salir e igualmente la vida no dejaba de pasar por la ausencia de su majestad, mientras el conductor siempre iba a buscar al oficinista a su hotel, su oasis de intimidad, para llevarle de nuevo al desierto entre melodías añejas. Cada día era la promesa de una llegada, y cada noche la promesa de una añoranza: la familia del oficinista, agradablemente y desgraciadamente lejana, no dejaba de recordarle un mundo que él mismo destruyó mientras montaba en una montaña rusa sin freno posible. Una hija, un padre, una esposa, todos con su huella en el oficinista y en la pequeña joroba de su espalda, que permanecía allí como una especie de mochila de sueños incumplidos. La intimidad se evapora rápido si nadie la comparte contigo. rey